Archivo de la etiqueta: Hector Scotta

A 40 AÑOS DEL RECORD DEL “GRINGO” !!!!!

“Dale Scotta, dale Scotta y al que no le guste Scotta……”

 A 40 AÑOS DEL RECORD  DEL “GRINGO”

 El “Gringo”, un delantero letal para las defensas rivales, en 1971 proveniente de Unión de Santa Fe, llegó a nuestra institución. Rogelio Domínguez fue quien lo ubicó en el puesto de delantero. Su característica más importante fue la potencia de su disparo, que metía miedo tanto en los arqueros, como también en los jugadores que integraban las barreras que se armaban ante un tiro libre ejecutado por Héctor Scotta. En la mayoría de los casos provocaba que el jugador se corriera ante el fuerte disparo del delantero azulgrana.

El Metropolitano de 1972 lo encontró en un gran momento futbolístico, compartiendo una delantera rutilante hasta la 12° fecha: Scotta, Fischer y Veglio o Sanfilippo ¿Cuánto valdría hoy esta línea de ataque? Al producirse la venta de Rodolfo Fischer, el “Gringo” compartió la delantera con Ayala y Veglio, hasta que el 20 de agosto, por la 28° fecha en el Gasómetro de Avenida La Plata ante Estudiantes de La Plata, sufrió una fractura de tibia que lo marginó de las canchas por nueve meses. Durante el Metropolitano convirtió 6 goles en 24 presencias, lo que habla de que el “Gringo” fue un gran protagonista del título ganado por el Ciclón dos fechas después ante Atlanta.

El Gringo un fenomeno!!
El Gringo un fenomeno!!

Reapareció el 22 de abril de 1973 por la 9° fecha del Metropolitano de ese año, ingresando en el segundo tiempo en reemplazo de Gallard, cuando gran parte del periodismo y de los hinchas no creyeron en su recuperación cien por ciento. El “Gringo” tuvo su revancha en 1974 y en el Nacional, los 17 goles convertidos certifican que estuvo en plenitud.

La mayoría de estos tantos fueron fundamentales para el equipo, conducido por Osvaldo Zubeldía. Como aquella noche del 18 de diciembre en la cancha de Boca, ante Vélez, por la penúltima fecha del octogonal final que definía al Campeón. Restaba un minuto de juego, el encuentro estaba igualado 1 a 1, precisamente la apertura del marcador había estado a cargo de Héctor Scotta, luego empató Correa para la gente de Liniers; el empate dejaba afuera al Ciclón de toda discusión del título para la última fecha (quedaban punteros Vélez y Central y se enfrentaban la última jornada). Expiraba el cotejo y llegó el quinto corner consecutivo para San Lorenzo, lo ejecutó Antonio García Ameijenda, la defensa de Vélez se fue con la marca sobre Victorio Cocco y el “Gringo”, que había corrido al primer palo, la peinó hacia atrás y convirtió el gol agónico que nos permitió llegar punteros a la última fecha ante Ferro y depender de San Lorenzo mismo para campeonar. Así también fue fundamental su aporte en el decisivo encuentro, al convertir el empate transitorio que abrió el camino a la consagración.

El Gringo un fenomeno!!
El Gringo un fenomeno!!

En 1975 San Lorenzo perdió a varias figuras del equipo campeón, sin embargo Héctor Scotta se las arregló para enronquecer las gargantas de nuestros hinchas. Fueron 60 goles en toda la temporada, 60 gritos que ponen a Héctor Scotta como un goleador récord en todas las ligas reconocidas por F.I.F.A.; su marca sólo fue superada en la liga de Estados Unidos durante la temporada 1924/25, por el jugador Archibald Mc Pherson Stara (Escocia), con 67 goles, y por Ferenc Deak, en la liga Húngara, con 66 goles en la temporada 1945/46. Y  hace poco tiempo en un equipo de grandes figuras, Lionel Messi, recién pudo superar después de largas décadas  a Héctor Scotta.

El mérito del “Gringo” se agiganta ante la mala campaña realizada por nuestro primer equipo en el Metropolitano de 1975. La ecuación más repetida fue el desborde y centro atrás del “Negro” Ortiz, para que Scotta, de cabeza o a la carrera, convirtiera el gol con nuestra camiseta. Son muchos los recuerdos relacionados personales con el “Gringo” Scotta, como aquel golazo de media chilena a Argentinos Juniors en la Paternal, o el de casi mitad de cancha a Chacarita en el Gasómetro.

Una de las tardes imborrables de la memoria del hincha del Ciclón, fue la del 23 de noviembre de 1975, cuando goleamos a Boca 5 a 3 en la ribera y el “Gringo” batió el récord de 47 goles que ostentaba desde 1937 el paraguayo Arsenio Erico, delantero de Independiente. Fue memorable esa tarde para Héctor Scotta y para el hincha de San Lorenzo, que disfrutaba de una goleada que pudo transformarse en histórica, ya que al finalizar el primer tiempo ganábamos 5 a 1.

Ciento cuarenta goles convirtió con nuestra camiseta, tardes de grandes emociones nos hizo vivir el “Gringo”, por ello, por siempre se escuchará en Avenida La Plata, la vieja melodía entonada por la Gloriosa hinchada de San Lorenzo: “Dale Scotta, dale Scotta, dale Scotta, dale Scotta y al que no le gusta Scotta que me chupe las ……..”

 

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)

¡¡¡¡ FELIZ CUMPLEAÑOS GRINGO !!!!

 ¡¡¡¡ FELIZ CUMPLEAÑOS GRINGO !!!!
Gracias por tantas alegrías brindadas con nuestra gloriosa camiseta, gracias por hacernos gritar tantos goles en el Gasómetro y en las demás canchas del fútbol argentino.GRINGO162 (2)
Gracias por tu humildad y el recuerdo permanente de los que te recordamos con emoción.
Adolfo,Diego Resnik y  todo el equipo de “San Lorenzo Ayer, Hoy y Siempre”

 

GRACIAS “GRINGO” SCOTTA !!!!!

GRACIAS GRINGO

“DALE SCOTTA…..DALE SCOTTA…..DALE SCOTTA…….Y AL QUE NO LE GUSTE SCOTTA………
Se hace difícil poder expresar la enorme emoción que sentí el último Domingo, cuando de manos del compañero Nicolás Albendín, recibí una verdadera obra de arte realizada por Leonel el hijo de Héctor Scotta. El propio “Gringo” me había comentado hace un tiempo que su hijo estaba realizando este cuadro que me quería obsequiar y al cual le daba el significado de la entrada al Gasómetro de Avenida La Plata de mi querido Viejo conmigo de la mano.

Adolfo muestra el cuadro que le obsequio la familia Scotta
Adolfo muestra el cuadro que le obsequio la familia Scotta

Confieso que cuando un tiempo atrás el Gringo me lo dijo, movilizó mi alma en forma contundente, justo vos Héctor ídolo nuestro de un tiempo glorioso, justo vos “Gringo” que me alegraste tantas tardes-noches de mi infancia, con tus goles, con tu amor entrañable a nuestra camiseta.
Tener tremendo honor de recibir este hermoso regalo de vos querido “Gringo” es algo que nunca olvidaré. Cuando abrí esta hermosa obra de Leonel, retrocedí por unos minutos mi mente a aquellos años memorables, a tantos goles tuyos gritados y compartiendo abrazos con Pablo (mi Viejo).

Si quiero en este agradecimiento querido “Gringo”, contarte que cuando abrí la envoltura del cuadro, por un rato volví a ver las carcajadas de mi Viejo, la tarde de los 5 goles en el primer tiempo a Boca en la Bombonera. La pucha!….. cuando metiste el cuarto gol de San Lorenzo (el segundo tuyo) todavía no se habían jugado 35 minutos, a mi Viejo le agarró un ataque de risa que era peor para los “Bosteros” que gritarles “Hijos Nuestros”, estábamos en la segunda bandeja, y con mis 13 años adolescentes lo miraba a mi Viejo sin entender nada, solo pensaba en la cargada a los compañeros de la escuela secundaria el día siguiente y gritaba como toda la tribuna “ Aplaudan, aplaudan no dejen de aplaudir…………..los goles de Biasutto que ya van a venir………” en referencia al arquero de Boca. O aquel “Venite para Boedo………..si te querés divertir…………….que tenemos al Gringo Scotta y también al “Negro” Ortiz”. Esa tarde batiste el record de Erico.

Héctor Scotta098 (2)
Un goleador formidable con la azulgrana en la piel.

¡Cuántos recuerdos! “Gringo” se mezclaron en este obsequio de tu familia, que tengo el honor de recibir de tu parte. Podría escribir tantas alegrías compartidas con mi Viejo, en la cual vos “Gringo” fuiste el gran protagonista. Alguna vez en un reportaje me preguntaron cuál fue el mejor gol que vi en mi vida, y no dudé en decir, aquel que le hiciste de media chilena a Argentinos Juniors en La Paternal, (se venía abajo nuestra tribuna de la locura) el periodista me repreguntó, ¿Mejor que el de Diego a los ingleses?, por supuesto le retruqué, sabés lo que pasa, ese golazo lo hizo con la camiseta de San Lorenzo.
Gracias “Gringo”, gracias por tanta entrega por estos colores, gracias por este homenaje a mi Viejo, un Fanático del Ciclón y del Viejo Gasómetro, que una tarde de 1939 con 10 años se escapó solo de su casa, los 4 goles del Vasco Lángara a River en media hora, ese día le juró amor eterno a estos colores y nosotros mis hermanos y yo seguimos con todo nuestro corazón.
Gracias Leonel (llevás el nombre de tu tío el Tola), gracias familia Scotta, gracias Gringo por tantas alegrías.

Adolfo Res