Archivo de la etiqueta: carta

Carta refundadora desde Suiza!!!

Difundimos la carta de Juan Cruz (escrita antes de la firma del boleto).

 

Carta de Socio Refundador

 

Con este clima tenso de burocracia especulativa y lapiceras sin tinta, creo que me llegò el momento de ecribir mi parecer respecto a lo que representa en mi corazòn ser socio Refundador.

A primera lìnea, admito que el término de refundador me parecìa exagerado, ya que si bien el objetivo es volver a la cuna, no me siento fundido o por no decirlo ; muerto.

Pero los meses, ya años me fueron explicando la razòn a este calificativo de Refundador. Todo gracias a una persona, que cumple en si misma dos roles fundamentales para que hoy en dìa estemos a horas de firmar la adquisiciòn de las tierras de avenida La Plata. Justamente esto fué gracias al empuje del pueblo azulgrana, que decidido concientemente de la importancia de la lucha, saliò a las calles y plazas a ganar. Porque al fin de cuentas, todo lo que logramos hasta hoy fué de la mano del hincha en una actitud determinante, despertada y  guiada por el sentimiento contagiado desde dicha persona, que no es màs que un hincha màs.

Por lo que no me queda nada màs que agradecerle a este hincha. Agradecerle en primer lugar, que haya tenido la perspicacia de ver en el tiempo un San Lorenzo reencontrado con su fuente natal.

Son varios los que hoy en dìa portan la insignia del camino de la vuelta y lo tienen muy bien merecido desde mi punto de vista de hincha que busca referentes. Pero es inevitable no referirse a él, si de Volver se trata. Lo màs lindo de esto, es que esa persona, hoy se transformò en miles y cuando pronunciamos su nombre, nombramos mucha gente. Si a los grandes que se cargan un manto popular se los compara representativamente con ser una instituciòn,  entonces serà,  Adolfo Resnik  un Ministerio de la pasiòn.

Muchos interpretan como que Adolfo soñò esta gesta. Yo creo que èl pudo transportarse en el tiempo y visualizar en el futuro un CASLA con identidad y pertenencia. Esa frase que escuchamos Domingo a Domingo.  Por eso la importancia de volver al barrio, de pregonar la historia del club. Este es el segundo item, el cual le estaré eternamente agradecido. Es fundamental y digno de un luchador de alma que lleva una ideologìa azulgrana contagiosa a todo momento y en todo lugar. Si volverìa en una maquina del tiempo, sin dudas pondrìa fecha y hora en ese  bar donde se juntaba junto a su hermano Diego y amigos a destripar la utopìa, solo para escucharlos y contemplar el màximo exponente de la locura existencial en ellos. El club y la historia los estaba llamando y a gritos. Habìa que actuar.

Muchos le pedimos y soñamos con verlo nuevamente activamente dentro del club y por que no al mando. Pero a decir verdad y con todo respeto a la desiciòn de sus caminos ; no hay dudas que està en el mejor de los lugares, el màs fundamental para mantener viva la insignia triunfal ; el de recontarnos semanalmente la maravillosa, sorprendente y rica història de San Lorenzo de Almagro. Porque si no estarìa Adolfo, no que serìa de mi identidad y mi sentimiento de arraigo. Quizas nunca hubiese tomado a pecho la historia de vida de Jacobo Urso, el esfuerzo de La familia de Federico Monti, la lucha de Don Pedro Bidegain, por solo nombrar algunos en el plano institucional y deportivo. Gracias por eso, que es darme cuenta que ser cuervo, es ser hincha del club màs ganador de la historia del deporte argentino…estadìstica que me sobra porque no pretendo tanto. Serà que Yo me hice cuervo solo y de la nada, sin conocer Boedo, sin cancha y sin copas. Enamorado de su hinchada y estos colores, para que muchos años después venga un tipo a contarme lo que es ser grande ayer hoy y siempre. A ilusionarme màs con un adquirir un cachito màs de historia en mi saber, importàndome mucho màs que la ùltima compra de refuerzo en el equipo de hoy.Juan Cruz

Por eso esta carta es carta, que sin Adolfo no habrìa la chispa que encendiese esta llamarada de furia por Volver que tenemos, al menos 26mil cuervos. Vamos, redondiemosle a 30 mil màs sus hijos menores. Esos, nosotros. Los que sin ver nada y mismo sin pretender ver nada, fuimos a ciegas a comprar nuestro metro cuadrado concientes de que la pasiencia de la pasiòn, sabe que todo llega.

Esta posiciòn de Socio Refundador no me atribuye a reclamar nada. Yo puse y ya està. Y dentro de lo posible  intentaré comprar otro metro màs. Solo quiero màs transparencia y comunicaciòn de parte del club, simplemente por una cuestiòn de respeto e identificaciòn como hincha para con la conducciòn, eso vale mil copas.  Tampoco ser Socio Refundador me otroga un rango que nivele mi pasiòn por encima de quien no lo es. Quien se crea esto, a mi parecer està muy equivocado. Quizas aquel que todavìa no comprò su metro cuadrado, nunca encontrò la sintonìa de radio genesis para entender el valor de esto,  o quizàs la falta de un padre o abuelo que le cuente de las tardes del gasòmetro. Yo creo que alcanza para entender los motivos de la vuelta con ver esa foto a principios de siglo XX, donde figuran los chicos del oratorio con el escudo de San Lorenzo, nada màs representativo en cuestiòn de identidad.  A mi, esa foto me diò a entender por lo que se emprendiò esta lucha de la que hoy soy parte.

En cuestiones de sentimientos y sensaciones, recibir el carnet de Refundador aca en Suiza desde donde hoy vivo y escribo,  fué sentir La Pertenencia.  Aunque admito que fué mucho màs fuerte ver aquel recibo de primer pago por correo electrònico. Ese dia me dije : estoy adentro, Soy San Lorenzo.

Pero que paradoja, decir que una cuota mensual que  apenas equivale a el valor de dos botellas de fernet branca, ese esfuerzo que no es poco , te  da la posibilidad de que las generaciones futuras te lo agradezcan y veneren por la eternidad, de que mi nombre figure en algùn lugar del futuro estadio Papa Francisco. Que regalo Ciclòn de mi vida !  y que injusto también por quien dejò su garganta alentando al equipo de los camboyanos y quizas nunca viò nisiquiera el Bidegain, ni tampoco gritò campeòn durante màs de dos décadas y hoy ya dejò esta tierra. Ellos también son refundadores, porque mi bautismo en cancha fué admirar a esos gloriosos del tablòn que con la vitrina polvorienta, esa generaciòn anterior a la mìa ; fueron mi razòn de ser. A ellos este metro cuadrado.

Y que hermoso ser de San Lorenzo en este momento de su existencia !, porque no me olvido que hubo quienes dejaron làgrimas en avenida La Plata de donde fuimos desarraigados por el poder de facto y que Boedo sin el Ciclòn perdiò mucho de su vida social y encanto barrial.  Que suerte me da la vida de poder ser parte de esto. No se compara ni de asomo con ganar una Libertadores porque la intensidad de este logro es como un gol de René Pontoni, donde el sueño entra  rodando lentamente, empujado con sutileza.  Si bien algunos ya intentaron despejarlo,  somos muchos los que sabemos que esta utopìa va a terminar en gol y el rival tendrà que ir a buscarla en la red y salir jugando desde el medio de la cancha nuevamente, pero en  Boedo, de donde no nos tendrìamos que haber ido nunca.

 

Juan Cruz Quirno Costa (Socio Refundador docemil y pico)

Sentimientos de un cuervo herido.

Sentimientos de un cuervo herido

Hoy me pregunte, ¿como fue que me hice tan fanático del ciclón? ¿Dónde fue el quiebre? Si mi viejo no era fanático, no me conto de farro, Pontoni y martino, no me hablo del equipo de “los matadores”, ni del primer bicampeón del futbol argentino, menos del descenso. No, el viejo solo era hincha de San Lorenzo y me traspaso sus colores, por eso, San Lorenzo para mi es mi viejo!. Fue en el 2012, cuando peleamos el descenso.

No me perdí un partido ahí me volqué al fanatismo, justo cuando el equipo más nos necesitaba. Y ante la llamada de los popes de la institución no lo dude,  me hice socio y empecé a descubrir un nuevo mundo, las radios partidarias donde me encontré con los “locos de la plaza”, los Res, tipos ácidos pero contagiosos de Identidad, pertenencia y amor al club. Gente que no “transa” que dicen lo que sienten, sin censura (imprescindibles en una gran institución y lamentablemente prescindibles en la nuestra). Y me vi envuelto en la compra de mi metro cuadrado, algo que me enorgullecerá hasta el último día de mi vida.

Hay momentos que uno recuerda y uno de ellos es cuando fui a la muestra fotográfica “100 años del gasómetro” donde una de ellas me llamo la atención, en donde un hombre sonreía en medio del desarme de esa mole de hierro y madera. Que tristeza me invadió, como puede ser ya que por mi edad no lo viví, (sentimientos de un cuervo herido).

Adrián Magononi junto a Adolfo.
Adrián Magononi junto a Adolfo.

Y me pregunte, ¿esto será la identidad, la pertenencia q estos “locos” nos trasmiten?.  Por eso la vuelta para mí no es solamente una cancha; es mi viejo, mi club, estos locos, identidad, Historia, tristeza, pertenencia, grandeza y tantas cosas más. Y si este tren se pasa (ruego que no se pase) y entrado en años, nuestros herederos nos pregunten: ¿como el Gasómetro no se hizo realidad?

Dignamente les responderé que hice lo posible y lo imposible para cumplir nuestro sueño, ver erguido e imponente el gasómetro “Papa Francisco” de Avenida La Plata.

 

 

Adrián Magononi

Socio N° 45.140 y por supuesto Socio Refundador N° 4.314

Pd: Agradeciendo a Evelin por volcar mis sentimientos en estas líneas.

Carta de un socio refundador!!!! ¡Por siempre ciclòn!

La pasión de mi vida. Carta de un socio refundador!!!!!

La pasión de mi vida.

Ya no me acuerdo cuando fue, pero sí sé que fue hace muchísimos años ya.

Mis primeros escarceos con la pelota, fue con la famosa pelota “Pulpo” legendaria, la de color rojo la que tenía una bolita adentro, que rescatábamos los pibes cuando lamentablemente se pinchaba y no servía más, llorando por ella porque era muy difícil poder reemplazarla, y más en mi caso porque nadie en mi familia alentaba a mis sueños del querido fútbol.

Después la seguía la pelota de papel y medias, porque no había “guita” para comprar la otra, ni hablar de la de tiento, la de cuero, la que nos desvivía a todos los pibes que amábamos pegarle como los cracks que admirábamos, como si fueran dioses del Olimpo.

No tuve como casi todos, una guía en la elección de los colores de la pasión, me hice solito mi alma y ya en el 1954 podía decir con 5 añitos, que la pasión azulgrana latía en mis venas y le daba oxígeno a mi corazón, este corazón que haría latir esa pasión a lo largo de tantos años, casi como el amor a una musa, el de la primera novia, es el que es de por vida, vio, el que se lleva a la tumba, el que busca que nuestra cenizas se inmortalicen para siempre en la gramilla del canto de tantos años de alegrías y tristezas, de las más grandes de ambas, que he tenido a lo largo de mis casi 66 noviembres.

Esos muchachos que empezaban a ser mis ídolos de chico, casi sin comprender mucho de que se trataba, se me ponían en la sangre como si fuera el tic tac del reloj de la vida: Blazina, Basso, Resquín, Brescia, Díaz, Cavallo, Cortiñas, Vivas, Seoane, Leguía, Faina, Felder, Martínez, Coll, Fontana, Picot, Berni, Camacho, Minteguía, Martina, Sanfilippo, Silva, Benavídez, Loiácono, Pizarro y el gran Pontoni, los copio para no olvidarme de ninguno, en ese año 54, el momento por donde empieza a surcar por dentro la pasión más genuina que puede tener un ser humano, como el amor por sus colores, al que nunca se engaña y del que más se sufre, porque siempre nos engañan los de adentro, como si fuera una profecía auto cumplida..

Ya en el 57 fuimos subcampeones, y en el 59 dimos la vuelta con el gran “nene” Sanfilippo y el mejor Higinio. Me lo acuerdo de memoria: Carrillo, Cancino e Iñigo, Martina, Reinoso y Schiro, Facundo, Ruiz, García, Sanfilippo y Boggio, siempre de la mano de Barreiro como DT.

En el medio 1964 aparecen los desfachatados “caras sucias” los pibes de oro que nos emocionaban a todos ganando los partidos a puro toque y oles, ante rivales que eran totalmente superados, por la magia de este grupo de jóvenes que la rompían, el cordero Telch, el nano Areán, el bambino Veira, el loco Doval, el manco Casa, el Tito Carotti, y el gran tucumano Albrecht mi ídolo de chico, fueron sus estandartes, inolvidables y eso que no fueron campeones, pero daba gusto verlos jugar y también con Barreiro de DT.

Después llegaron los más grandes, los mejores que vi jugar, eran los legendarios “matadores” en el 68, todos eran buenos, ganaban y ganaban, muchos en la selección, bah casi todos jaja, y se dieron el lujo de triunfar frente al gran Estudiantes de Zubeldía, en la cancha de Ríver, con los goles del Toti Veglio y el lobo Fisher y salimos campeones, ¡¡¡¡que digo campeones!!!!, ¡¡¡¡campionísimos!!!!, estos muchachos daban cátedra a toda la “gilada” de Nuñez y la Boca, Avellaneda y otras latitudes, además de las más cercanas como Parque Patricios, sumidos en la envidia sana de ver al mejor de todos: el carloncho Buticce, el mono Irusta, el sapo Villar, el burro Calics, el tucu Albrecht, el gallego Rosl, el cordero Telch, el cabezón Cocco, el toscano Rendo, el lobo Fisher, el toti Veglio, el bambino Veira, el correntino González, el zurdo Tojo,

Eran años de gloria para los hinchas, teníamos buenos equipos, se logró el subcampeonato en el 71 donde perdimos con Central 2 a 1 en la finalísima.

Ese 72 fue todo cuervo, teñido de azulgrana, no le dimos cabida a nadie, estábamos en la gloria: de nuevo campeones y por partida doble, bicampeones, el mono Irusta, el rubio Rezza, cachito Heredia,  el gallego Rosl, el hueso Glaría, el cordero Telch, el sapo Villar, el león Espósito, el gringo Scotta, el gallego García Ameijenda, el lobo Fisher, el nene Sanfilippo (que ya se retiraba en su casa), el ratón Ayala, el incansable Chazarreta, el negro Ortíz, el lele Figueroa. En una final no apta para cardíacos, penal errado mediante, antes que termine el partido por el gran Chaza, y el gol del lele Figueroa en el alargue dimos cuenta de las “gallinas” para rociar de azulgrana el universo de nuestra patria. Salud grandes campeones.

Pero la historia nos daría más alegrías a los cuervos, que de la mano de Zubeldía en el 74 otra vez íbamos a levantar la copa, a mi edad adolescente no podía esperar más, en el transcurso de 6 años nada más habíamos ganado 4 campeonatos, antes salíamos campeones cada 13 años y ahora en 6 logramos 4, todo un récord.

Pero este fantástico raid de torneos ganados por el club pronto desaparecería, los mejores jugadores que teníamos se iban del club a buscar nuevos desafíos en otros lados, lejos del cobijo de nuestra institución, ante la tristeza de todos nosotros, empezaba la debacle.

Administraciones que se encargaron de despilfarrar todo lo que con muchos años de esfuerzos y sacrificios, realizados por la pléyade de los prohombres del club que dieron cimiento a nuestra gran institución, reemplazados por estos mercaderes del fracaso y del negocio personal, hicieron de nuestra gloria en poco tiempo, destrozarla, mancillarla, tanto en el plano deportivo como en el plano institucional, entregando el patrimonio de nuestros jugadores, muchos de ellos gestados en nuestras divisiones inferiores, por negocios del momento, sin ninguna inversión al futuro.

Así fue como año a año veíamos a nuestro querido club, inmerso en campañas mediocres, con jugadores que distaban de los que estábamos o nos habíamos acostumbrado en tantas jornadas de gloria, tan efímeramente consumidas por los mercaderes de la decadencia que eran nuestros dirigentes.

Y llegamos al fatídico año 1976.

Nuestro club decadente, y el país sumido en una crisis institucional luego de la muerte de Perón, que lleva a los “milicos” a hacerse cargo del poder, en la más nefasta dictadura de las muchas que ha tenido nuestro país. San Lorenzo no fue un simple observador de lujo, como lo fueron otros clubes, de lo que sucedió.

El poder de turno dejó fuera del mundial 78 a la mejor cancha de la ciudad cambiada por la del fortín de Liniers, manejado por los milicos en ese entonces, con gran poder en el tristemente célebre EAM 78 al mando de Lacoste y Merlo, que hicieron todo lo posible para ignorar toda la gloria de nuestro club a manos de los ignotos de liniers, que ni gente tenían, ni títulos, ni insignias, como para hacer de su localía mundial algo lógico, algo razonable.

Los cuervos nos preguntábamos porque nosotros no?, si la celeste y blanca jugó tantos partidos internacionales en esa cancha mítica llena de gloria y de los mejores jugadores de antaño? Toda esa historia no sirve de nada? Y los dirigentes llenos de miedo donde estaban, que defendían?

Pero lamentablemente no sólo fue dejar fuera nuestra cancha del mundial de nuestro país, el objetivo era mayor, era dejarnos sin nuestra casa, sin identidad, sin barrio. Presurosos por mostrarle a la sociedad que la identidad de un club con su gente y con su barrio (al cual vio nacer) no tiene nada de malo, en vía de la modernidad hace que dejemos nuestras raíces para permitir las raíces de otras cosas, que seguramente no tienen nada que ver con la pasión, con las historias ajenas y como siempre nadie se conmiseró de nuestra desgracia, todo el espectro deportivo y social hizo la vista gorda hacia otro lado, buscando ayudas en el poder fáctico, que hubo casi para todos.

La historia nos daba la espalda, como tantas veces, e iban….cuantas?

Victor Franco.Socio refundador sonriente.
Victor siempre junto al Ciclòn!!. Socio refundador

Pero la gloria también se hace en los momentos críticos, se surge de las cenizas, las crisis siempre dan oportunidades para poder crecer, madurar y conseguir de nuevo la gloria.

Muchos años pasaron desde esa década oscura de pérdida de la cancha, que no sólo fue esa pérdida, sino de un club entero, de las glorias antepasadas, de las reuniones sociales, de los carnavales exitosos del maestro Pugliese, de Santana tocando como sólo él sabía hacerlo, el lugar en donde se conocieron miles de parejas que construyeron el ideario común de la familia, de las murgas, de todo un entramado cultural con Soriano a la cabeza, que hizo que ese lugar común y tan lleno de historia se fuera para siempre, sin dejarnos la posibilidad mínima de poder quedar con alguna reliquia en nuestras manos.

Encima la debacle no sólo fue estructural y social, también fue deportiva. El primer grande del fútbol argentino que se va al descenso, el hazmerreír de todos, y encima sin cancha, bah… sin club, sin alma, en los tablones de Caballito al lado de la estación del viejo ferrocarril del oeste, nuestro querido club dejaba la primera categoría a manos de los bichitos colorados, ya descendidos anteriormente por un doping positivo, que luego se transformó en negativo y que hizo que reviviera para dejarnos con las manos vacías en los viejos tablones de caballito, penal errado mediante.

Las lágrimas de los hinchas en ese momento de entierro a tantas ilusiones, de tantos años de ver a nuestro querido club llegar a lo más alto del ideario futbolero, nos hacían comer el pasto de la desvalorización máxima, y encima sin cancha..sin club.

Pero sobre esas cenizas que hace fuerte al débil, lo abraza con una coraza de acero invencible, están los forzosos de Almagro (sí de vuelta esos pibes míticos al lado del cura Lorenzo y los cientos de miles que los acompañan) que nunca se rindieron ante las adversidades, y esta es una gran prueba, seguramente la máxima. ¿Que dirigente de otro club no pensó que este club iba a dejar de existir en poco tiempo?. ¡En la segunda división y sin cancha, casi sin club!, sólo era menester calcular cuando tiempo iba a resistir y sobrevivir.

Nuestros adversarios hacían cuentas de ese tiempo, eran tiempos de inquilinato, pero como el ave fénix, se revolvió sobre las cenizas de la gloria impoluta del pasado, para volver con más fuerza que nunca, la que nunca perdiera, pese a todo lo que pasó.

Se ganó el campeonato de la segunda división en el 82, como inquilinos de clubes que no querían que jugáramos en sus casas, porque eran hordas cuervas por todos lados, que los empequeñecían a pesar de las diferentes divisionales, sin entender este fenómeno que transitaba las fronteras, para tornarse en un prodigio social que necesitaba estudio para que el resto se diera cuenta del por qué sucedía esto.

Hoy siempre les digo a mis hijos (todos cuervos lógicamente) que jamás voy a volver a ver en lo que queda de mi vida, formidable espectáculo, que batía records de asistencia los sábados, hoy todavía no superados, pese al tiempo transcurrido, la familia cuerva movilizada por semejante cruzada, que era volver al lugar que nunca deberíamos haber dejado, que era el que se merecía: la primera divisional del fútbol argentino.

Y pasó lo que tenía que pasar, sin ser un equipo descollante, se cumplió el objetivo y volvimos al año siguiente a la primera división, con más gloria que antes, después de haber sufrido el escarnio.

No fueron años fáciles, las cenizas de Av. La Plata dejaron en nuestros espíritus un lugar imposible de olvidar, en mi caso personal, vivía cerca de ese lugar y no compraba en el supermercado francés, que se hizo de la tierra “entre gallos y medianoche” con el santo lugar, con la inestimable ayuda de los poderosos de siempre, de ayer y de hoy…¿qué diferencia hay hoy?, tal vez menos violentos y directos, pero igual de mortíferos, con otros métodos nada más, pero con el mismo resultado.

Y apareció el Bidegain, era el final del inquilinato, finales del año 93, con mi pequeño hijo fuimos a la inauguración con la Universidad Católica del Chile, inolvidable recuerdo por el ser primer partido que iba con mi sucesor, empezaba a plantar la semilla de padre a hijo, regada partido a partido, esa semilla que en mí germinó sola sin ayuda de nadie, como tantos otros al lado mío, lo hacía con mi hijo, con orgullo de tener por fin nuestra casa, mi hijo no entendía nada, era muy chico, apenas 4 añitos, no se daba cuenta que después de haber estado en tantas casas y no ser de ninguna, nosotros buscábamos volver a la gloria, de reverdecer todos los laureles marchitos por el pasado sombrío que nos condenaba, por los poderosos que se encargaron de dejarnos en la ruina, amparados por los de adentro también como cómplices de la decadencia moral de nuestros dirigentes tan lejos de los postulados impolutos de los Scaramuzzo, los Monti, los Coll, y el resto de los pibes, con la mirada solemne del cura Lorenzo Massa, como guía espiritual de todo el grupo, con el guiño de todos ellos que ya no estaban junto a esta pasión, se levantaba solemne el nuevo estadio, hermoso estadio el Pedro Bidegain, como recuerdo imperecedero de uno de los grandes dirigentes que tuvo el gran club que supimos tener y tanto añoramos, en ese presente de la inauguración.

Y todos los cuervos dentro de sus posibilidades ayudamos a levantar el más lindo estadio del mundo, para nosotros, porque era nuestro y porque lo habíamos levantado entre todos, sin ayuda de nadie, como siempre, porque eso fue siempre San Lorenzo, construyendo a través de la pasión, entre todos, solidariamente, porque esos fueron los postulados de los que nos precedieron en la vida, de los fundadores, de los forzosos de Almagro, como misioneros de proteger las consignas heredadas desde ellos, desde el pasado que siempre nos ilumina el presente.

Los éxitos empezaron a florecer de nuevo, en el nuevo marco, muchos títulos coronaron esta parte de nuestra historia, el campeonato del 95 con el bambino Veira, del 2001 con uno de los mejores equipos que he visto jugar de la mano del Ingeniero Pellegrini, las copas internacionales, Mercosur y Sudamericana también del Ingeniero, el campeonato del 2007 de Ramón Díaz…..

Pero algo estaba cambiando, fuera de nuestros muros azulgranas y también dentro de ellos, la semilla estaba germinando en un grupo de loquitos que inspirados en los de siempre, los fundadores y el gran cura, imaginaron que esta gran casa, mansión que nos albergaba hoy con tanto orgullo, no era la casa de los viejos, el templo en donde los cuervos empezaron a volar y se hicieron grandes y poderosos, la gran casa, la mansión de la envidia ajena, la que cobijó muchos años a la selección argentina, el mítico Viejo Gasómetro de Av. La Plata, que era necesario, en nombre de nuestros viejos, de los fundadores y del cura Lorenzo, recuperar nuestra historia y nuestra identidad.

Y de nuevo fuimos atrás de una utopía, y llenamos la ciudad de gentes, 200, 1.000, 20.000, 40..000 y el gran acto en la mismísima Plaza de Mayo con 110.000 personas, invadiendo el espectro de tantas manifestaciones en esa plaza de la concordia, como de la discordia, que tiene grabado a fuego el quehacer nacional, en este caso, en el único caso de la historia, que engloba a un club en su búsqueda más dramática, en la búsqueda de su identidad, de su pertenencia, nada más importante que eso, de saber de dónde se es y como se hace para volver, siempre en las mismas condiciones en que se fue y en paz, con orden, sin ningún acto fallido de nadie de esa fenomenal convocatoria..

Y esos loquitos, locos de pasión por sus colores, los míos también, me enseñaron a mí y a todas las generaciones como se hace para transformar nuestra realidad, la forma en que se debe luchar para conseguir el objetivo, saltar los obstáculos, no decaer ante las adversidades permanentes que estas acciones acometen, la resistencia siempre es muy grande, sobre todo en un entorno interno similar a cuando se perdió, con el descenso en puerta y una dirigencia en crisis nuevamente.

Las preguntas que había en este momento de pelear la ley eran ¿para que volver si se van al descenso? ¿Con la crisis que tienen deportiva meterse en este problema de la vuelta es apropiado? ¿Pero el poseedor de la tierra es una empresa multinacional? ¿Fue comprador de buena fe, aprobado por una legislatura porteña en un gobierno constitucional?

Todas contras, pero la fuerza de la gente es indestructible, y el 15 de noviembre de 2012, los corazones cuervos dieron un salto, los loquitos se transformaron en héroes modernos, como los titanes de nuestras lecturas infantiles, la utopía se transformó nomás en realidad y por el contundente 50 a 0 se ganó la Ley de Restitución Histórica para la devolución de las tierras en Av. La Plata 1624/1700.

¡¡¡¡50 a 0!!!! Fue el mayor, el más abultado resultado de la historia del club, y el más importante, la bisagra para dar vuelta la página grande de la historia del club, como los imaginaron Scaramuzzo, Monti, Larrandart, Bidegain y Pinto, con la atenta mirada del guía espiritual, en poder llegar lejos de los límites y crecer como lo imaginaron ellos, el volver a la gran mansión de los viejos, a la casa grande, a tener el lugar que la historia nos demandó tener en el pasado y que perdimos entre las tormentas del camino, debiendo volver al sendero de grandeza que nos merecemos, el que gracias a estos loquitos vestidos de héroes modernos, de titanes que nos supieron poner a tiempo en la mentalidad de lo nuestro, de entender el porqué de este paso. La historia nos demandaba este camino, nosotros debíamos ir por él.

Ahora sería mucho más fácil, con la Ley, es una cosa obvia….

Sin embargo no es así, todo se ha ido enmarañando, la empresa francesa a 3 años de la Ley de los loquitos, no ha empezado nada, la masa cuerva ha respondido, ha estado a la altura, poniendo la guita en el fideicomiso, como es mi caso, y el de toda mi familia, de tantos otros cuervos y de sus familias, toda esta es en respuesta al designio del corazón, aquel que no engaña a lo que le corre por la venas, siempre manchadas de azul y grana, sangre grana no roja, aquel que cuando pierde llora y cuando gana grita de alegría, aquel que cuando fue llamado a poner dinero para su querido club, ni lo pensó, ahorró y lo puso, o lo está poniendo, porque es la hora de nosotros, siempre el club nos dio, ahora es nuestra hora de honrar lo que siempre hemos dicho con el corazón, ahora con el bolsillo, porque la gran casa de los viejos lo necesita, necesitamos recobrar nuestra identidad, nuestro barrio, volver a nuestros orígenes, a nuestro Beodo, al lugar que jamás tendríamos que haber abandonado.

Pero los adentro, ¿te acordás como en el pasado allá a lo lejos?¿como en el 79/82?, nunca lo olvidamos, no hacen nada, el tiempo pasa…hasta se está por vencer la ley, pasaron casi 3 años y ahora no es igual, pusimos guita, no es gratis, Sres dirigentes, les exijo que tienen que estar a la altura de la historia, que los va a juzgar por estos hechos, como los ha juzgado a sus anteriores por lo otro, porque hay todo un pueblo que se quiere vestir con sus mejores galas para el acto de tirar el muro, no de Berlín, sino de Av. La Plata, que para nosotros es más importante que el alemán, es poder reconstruir la vieja casa de los viejos, la gran mansión de gloria de antaño y sólo le pido a Dios me deje ver sacar del medio de la cancha en la vieja/nueva casa de los viejos, mucho más grande, ya con mis hijos ya maduros y todos cantando:

Sólo le pido a Dios

que el dolor no me sea indiferente, 

que la reseca muerte no me encuentre

vacío y solo sin haber hecho lo suficiente. 
Sólo le pido a Dios
que lo injusto no me sea indiferente, 
que no me abofeteen la otra mejilla
después que una garra me arañó esta suerte. 

Sólo le pido a Dios
que la guerra no me sea indiferente, 
es un monstruo grande y pisa fuerte
toda la pobre inocencia de la gente. 

Sólo le pido a Dios
que el engaño no me sea indiferente
si un traidor puede más que unos cuantos, 
que esos cuantos no lo olviden fácilmente. 

Sólo le pido a Dios
que el futuro no me sea indiferente, 
desahuciado está el que tiene que marchar
a vivir una cultura diferente.

 

Víctor Franco

Socio refundador N° 6090

 

Carta de Ernesto Pierro, Socio Refundador del CASLA

Como tengo 64 años y como nací a 4 cuadras del Gasómetro, tuve la fortuna de conocer y de disfrutar durante muchos años de aquel Templo de nuestra Tierra Santa en Avda. La Plata.

De mi niñez en aquellos años ’50 recuerdo espectáculos ajenos al fútbol que se hacían en la cancha: una suerte de carrera de motos; un globo enorme en el cual también motos hacían piruetas… Es que San Lorenzo era muchísimo más que el fútbol. Bueno, de hecho era la institución social, cultural y deportiva más importante del país y aun hoy sigue siendo la más ganadora del deporte argentino. Yo no llegué a verlo porque era muy pequeño, pero sé que por aquellos años se hicieron en nuestro Club importantes enfrentamientos entre boxeadores de primer nivel; además, era sabido el peso que tenía San Lorenzo en básquet, natación, tenis, jockey, atletismo, bowling, tiro, y un largo etcétera.

PierroY hablando de tiro, yo creo que era la única institución de su tipo que tenía un polígono, lo que asombraba mis ojos de niño que iba a los juegos que estaban cerca de ese polígono.

Como también creo que era la única que tenía su propio cine, que llamábamos por entonces “cine San Lorenzo” o “cine Odeón” por igual, cine al que fui muchas veces, claro.

En aquellos tiempos, yo aprovechaba también la maravillosa oportunidad de tener una biblioteca tan importante como la que teníamos, entiendo que la más grande entre los clubes. En cambio, no aproveché las posibilidades de la fabulosa pileta de natación, otro orgullo del Club por entonces.

Pero si me llevaban mis viejos todos los años a los excepcionales bailes de Carnaval, que eran siempre primeros en recaudaciones, con hasta 5 escenarios diferentes. Y seguí yendo –con amigos o alguna noviecita- en la adolescencia y la primera juventud. Nadie superaba a San Lorenzo en cantidad y calidad de artistas en esos recitales inolvidables que se hacían en las carnestolendas.

El ajedrez también era muy importante. Bueno, todas las actividades lo eran.

¡Aquél Salón San Martín!, admirado por todos los que lo conocieron, fueran o no simpatizantes del “Ciclón”.

Y para ver un partido, ningún estadio hubo como el Gasómetro.

Y si San Lorenzo fue el Club con más socios hace 70 años atrás, es fácil deducir que lo hubiese sido hoy, de haber estado en Avda La Plata.

Pero la Dictadura Genocida, con la colaboración de directivos miopes, o asustados, o corruptos, o traidores, nos sacó de nuestra casa. Y en estos 35 años, en consecuencia, sufrimos una pérdida incalculable en lo económico (calculemos a $ 200.- por mes, por 35 años por docenas de miles de socios; calculemos la pérdida por recitales; calculemos la pérdida por derechos de TV; calculemos la pérdida en “marketing”; calculemos la pérdida en publicidad, solo por citar algunos ítems) y llegaremos a miles de millones. Y una pérdida no menor en posicionamiento, en el lugar que se ocupa (ese lugar que hoy nos usurpan Boca y River –principalmente este último, favorecido por la Dictadura primero y por los que inventaron astutamente el que llamaron “superclásico” después-).

Pero así como terminaron las dictaduras en nuestro país y los responsables están siendo encarcelados, del mismo modo nosotros tenemos que recuperar lo que teníamos hasta 1976. Porque la entrega de San Lorenzo fue claramente una estafa (solo se pagaron u$s 900.000 por prácticamente 4 manzanas en el mejor lugar de la ciudad -una cifra obviamente risible-, sin contar con que se violaron reglamentaciones y se habló de “abrir calles” y allí lo que hay es un supermercado, no calles).

Así que hay cumplir con el fideicomiso y exigir a las actuales autoridades del Club que hagan todo lo que haya que hacer para que en el menor tiempo posible vuelva a estar San Lorenzo en la Avda. La Plata, por supuesto con el estadio incluido. Y por supuesto que ese estadio tenga la mayor capacidad posible, porque somos millones los hinchas y porque estando allí, al igual que antes se llenará en cada partido. No quiero morirme sin entrar nuevamente como antes a ver al Ciclón jugando en su cancha de la Avda. La Plata.

Ernesto Pierro
Socio Refundador

Un orgullo personal en el marco de un sueño colectivo.

Ser Socio Refundador: Un orgullo personal en el marco de un sueño colectivo

El domingo 16 de agosto en la previa del partido contra Crucero del Norte tuve la posibilidad de recibir mi carnet de socio refundador, símbolo de mi adhesión personal a este proyecto colectivo.

A nivel personal todo comenzó promediando el año 2007, en la previa de los festejos de nuestro primer centenario de vida institucional, cuando tuve la posibilidad de conocer a Adolfo y Diego Res quienes pregonaban ya desde hacía unos cuantos años algo que parecía en ese momento nada más que un lindo sueño: recuperar las tierras de Av. La  Plata al 1700.

Para esos años la predica y la acción de los hermanos Res se había conjugado con la organización y el empuje de la Subcomisión del Hincha, unión que sería la única esperanza de resurgimiento institucional en el marco de uno de los peores momentos  de la historia de nuestro Club.

Fue justamente desde esa usina del sanlorencismo más puro donde comenzaron las acciones y la predica que permitirían ir recuperando poco a poco nuestra Tierra Santa: la escrituración de la Plaza Lorenzo Massa, las actividades en la Casa del Vitalicio, la biblioteca popular Osvaldo Soriano, la recuperación de la historia de nuestro Club y tantas otras que me sería imposible enumerarlas.

Y con esa combinación de acción y trabajo fue que muchos comenzamos a creer realmente que no solo era posible la vuelta total a Av. La Plata sino que era un acto de justicia indispensable para lograr un resurgimiento no solo de nuestra institución, también el de un amplio sector del sur de nuestra querida Ciudad de Buenos Aires.

En este camino, el hacerse cargo de la lucha que implica la vuelta a Boedo llevo a, por un lado, fortalecer la organización y el compromiso colectivo, y por otro, redoblar los esfuerzos individuales de cada sanlorencista, generándose así un círculo virtuoso entre lo individual y lo colectivo.

Rodrigo Mas
Rodrigo, orgullo socio refundador del CASLA.

Hoy, si hacemos un alto en el camino y miramos hacia ese lejano año 2007, podemos sentirnos orgullosos de cuanto hemos avanzado, aunque debemos ser conscientes que todavía no hemos logrado el objetivo final que es sin duda “sacar de mitad de cancha en Av. La Plata”, como le gusta decir a Adolfo. Por eso es que debemos seguir colaborando, sin bajar la guardia, pero permitiéndonos sentir la inmensa alegría que implica, cada uno desde su lugar, trabajar por y para San Lorenzo.

No quedan más que palabras de agradecimientos para Adolfo, Diego, Daniel Peso y los integrantes de la SCH CASLA que nos permiten ser parte de esta hermosa gesta. Sin duda ya forman partes de la historia más grande de este Club, lo cual ya es muchísimo. Como se suele decir: “han quedado en el bronce”.

Vamos a volver.

Rodrigo Mas

Socio CASLA Nro. 70771

Socio  Refundador CASLA Nro. 8955

 

 

Carta de Luca Morel, futuro socio refundador!!

El futuro será en Boedo
Mi nombre es Luca Morel. Vivo en Los Polvorines, Malvinas Argentinas y tengo 18 años. Me encuentro finalizando el pago de mi Metro Cuadrado a través del “Plan Domingo Vaccaro”. Desde el día en que firmé la compra de mi metro, el corazón no paró de explotarme de alegría. Siento una inmensa responsabilidad como hincha y como persona.
Si mal no recuerdo, en aquella primera marcha por el 2010, un día de noviembre, fuimos 2.000 personas que luchábamos por nuestra identidad. Aquella identidad que la dictadura militar nos quitó, nos robó, nos expropió, como quieran llamarlo. Fui desde ese día integrándome a la causa, averiguando, preguntando, cuestionando e interrogándome si algún día, volveríamos.
No quiero parecer inoportuno, desde el día en que la restitución histórica se convirtió en ley, todos los cuervos supimos que algún día volveríamos a jugar en Avenida La Plata. Desgraciadamente, muchos (para no decir casi todos) de los que me dijeron que iban a comprar metros, financiar la vuelta y devolver la tierra santa a San Lorenzo, miran para otro lado.

La vuelta a Boedo no se trata de aportar un metro o perder plata como he escuchado de ciertas personas. Se trata de devolver el patrimonio cultural, las raíces, los principios, a lo que algún día cierta dictadura militar nos expropió. No se trata de la vuelta para ser utilizada como bandera política, ni estafa de parte del club o de algún empresario para con los hinchas. Se trata de RECUPERAR LA IDENTIDAD, DE VOLVER A SER LOCALES DONDE NACIMOS.

Siendo chico y pasando por el Carrefour de Avenida La Plata, sin saber qué fue lo que realmente pasó, sentía escalofríos por todo el cuerpo al pasar por ahí. Como que en ese lugar faltaba algo, hubo algo, y hasta que mi viejo me contó qué había pasado realmente, me conmoví y sabía que ahí están mis raíces, mis principios, el inicio de lo que hoy llamamos, el glorioso Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

Muchos creerán que soy un simple pibe de 18 años, que no tengo por qué exigirles esto, que ni siquiera conocí el estadio y mucho menos puedo venir a hablar del tema, pero no es una cuestión mía, es una cuestión de TODOS LOS QUE NOS HACEMOS LLAMAR HINCHAS DE SAN LORENZO, porque esta causa es la más justa, noble y multitudinaria que jamás se haya visto. Muchos no conocen realmente la historia, muchos miran para otro lado, y muchos nos ponemos en contra de la dirigencia al saber que hasta hace poco tiempo, una vez sancionada la ley, no se avanzó de ninguna manera la vuelta. Solo queremos que nos escuchen, que entiendan ustedes, los socios y simpatizantes de San Lorenzo, que no quiero perjudicar en este comentario que voy a decirles: Tenemos que todos juntos aportar metros cuadrados, haciendo lo imposible. Hay proyectos, hay formas de pago, hay rifas, sorteos, aportes, lo que sea. Tenemos que colaborar entre todos.

Luca Morel,orgulloso socio refundador.
Luca Morel,orgulloso socio refundador.

Tenemos la vuelta a Boedo en nuestras manos, y no dependemos de NADIE, mucho menos de un político mafioso como lo es el señor Mauricio Macri que nos dijo que tenemos menos del 1% de volver a Boedo. ¿Y qué sabe Macri de lo que somos capaces? Por eso, no tenemos que insultarlo ni tampoco salir a atacarlo. Los hechos valen más que las palabras, y esos hechos son comprar metros cuadrados para completar el fideicomiso y así taparle la boca a toda esa gente que está en contra de la vuelta, y que van a hacer lo imposible para que eso nunca suceda. La vuelta está en nuestras manos, en nuestros corazones. Solo hay que dejar de pensar en los errores del pasado, y mirar hacia el futuro.
No sabemos cómo será el futuro, pero lo que sí sabemos, es que SI TODOS JUNTOS NOS UNIMOS Y COLABORAMOS, PODEMOS. Y EL FUTURO SERÁ EN BOEDO.

No le permitamos a la historia que diga que hay 30.000 desaparecidos durante la última dictadura militar, digámosle al mundo que hay 30.001, y que ese 1, es el Viejo Gasómetro. Y que juntos, como lo demanda la historia, haremos lo imposible para recuperar TIERRA SANTA.

Luca Morel
Socio CASLA 105.177
Futuro Socio Refundador

Carta de Aldo Napole- El amor infinito

El amor infinito
Cuando ya estamos tan cerca del destino final y vemos que no podemos cambiar el boleto que nos ha de llevar a la estación terminal; entonces volvemos la memoria hacia atrás, a nuestra vida pasada y allí aparecen los recuerdos más hermosos que hemos tenido: la familia, la infancia, la escuela, el amor familiar, mamá, papá, los hermanos y luego nuestro propio amor, la compañera, los hijos, nietos, etc. Todo eso nos emociona, pero hay algo que está más allá de eso. Fuimos algún día a la cancha de la mano de papá, el abuelo, el tío o de algún vecino conocido y despertamos en otro mundo.

Aldo junto a su nieta Florencia, puro amor por la azulgrana.
Aldo junto a su nieta Florencia, puro amor por la azulgrana.

Yo tuve la suerte de ir con mi padre quien tenía allí muchos amigos, pues había compartido la infancia con todos ellos. Había jugado al fútbol en la calle y luego en los fondos del convento del padre Massa por eso era amigo de todos los jugadores. Yo les digo que nací el 30 de Junio de 1922 a dos cuadras de la cancha en Senillosa y Vernet, tengo buena memoria, conocí apenas caminé lo que era correr tras una pelota de goma o de trapo. La cuestión era imitar a Monti, Carricaberry, García y Arrieta. Después en el año 1930 empezó la época del profesionalismo, y les puedo decir que nunca paró ese amor, hoy está más fuerte que nunca, voy con mi nieta a la cancha y hacemos todo lo posible para volver a esa casa de donde nunca debimos salir.

Es el momento, hay que seguir luchando. No debe quedar nadie que haya pasado alguna vez por el Gasómetro de Av La Plata que mire para otro lado, ese fue y es nuestro lugar.
Si sos viejo no hace falta, si sos joven pedile que te lo cuente un viejo, pero no te quedes afuera; porque cuando tu hijo o tu nieto te pregunten por qué no luchaste por la Vuelta a Boedo tendrás que pensar mucho para decirles algo.
Por San Lorenzo comprá tu Metro2 que la puerta de Av La Plata al 1700 se reabrirá pronto.

Con todo mi corazón por ese amor infinito…
Aldo Nápole Socio Refundador nro 2507

Llamado a la reflexión…..

NicoCuando se presentó y se trabajó la Ley de Restitución Histórica en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Bs As, muchos decían que era imposible “vencer” a una Multinacional. Sin embargo, la gente de San Lorenzo acompañó el proyecto y la lucha de aquellos soñadores que desde un principio supieron que la utopía se convertiría en realidad.

A lo largo de la historia tuvimos que superar diversos obstáculos, y creo que lo hicimos de la mejor manera. Parte de la grandeza de nuestra Institución también es producto de ello. Por eso hoy llamo a la reflexión y pregunto qué es lo que estamos esperando todos los hinchas de San Lorenzo para exigir que la causa más importante que tenemos ahí, en la palma de nuestras manos, se termine de concretar.

¿Nos vamos a conformar con lo logrado hasta acá? ¿Queremos decir en un futuro – y ante la risa y cargada de los demás – “hicimos todo lo posible pero no se pudo”? ¿No es que para San Lorenzo no existen los imposibles?

Hoy leo en las redes sociales gratas felicitaciones para la actual dirigencia del club. No critico en absoluto la decisión del Socio e Hincha del CASLA en querer demostrar agradecimiento a una dirigencia que supo acomodar ciertas cuestiones institucionales y futbolísticas, mucho más si la comparamos con las nefastas administraciones de los últimos años, pero sigo sin lograr comprender cómo, por momentos, la gente pareciera perder el eje y la noción de dónde estamos parados.

Se exige a Carrefour que inicie sus obras y que cumpla con el acuerdo firmado el 4 de abril de 2014, lo cual me parece perfecto. Pero, ¿acaso alguien piensa que el hecho de estar parados en esta situación alarmante y de incertidumbre a casi tres años de la aprobación de la Ley es solo culpa del hipermercado? No intento lavar cabezas o buscar comentarios de apoyo a mis palabras. Mucho menos intento “hacer política”, anticipándome a posibles respuestas que pueda tener a mi reflexión… Solo intento despertar al hincha dormido, al que dice que quiere Volver a Boedo y tener nuevamente el Estadio en Av La Plata, pero que lamentablemente, por momentos, pareciera que solo repite la frase que unos “locos” dicen por ahí, y ellos nadan en esa corriente.

¿Tomó real consciencia la gente de San Lorenzo? ¿Sabemos todos dónde estamos parados? ¿Tenemos en claro que desde el 15 de noviembre de 2012 tenemos una Ley en nuestras manos que nos permite recuperar lo que nos robaron?

Felicitemos a los dirigentes siempre que hagan las cosas bien, por supuesto. Pero también exijamos que hagan lo que no hacen. ¿Tan equivocado estoy si digo que esta gestión de Lammens y Tinelli ha fracasado de manera absoluta con el tema Vuelta a Boedo?

Nunca se supo valorar dónde estamos parados, en qué momento de la historia está nuestra Institución ante un sueño que ni el más de los optimistas alguna vez pensó que se podía concretar.

Miro con desconcierto y me angustia escuchar declaraciones que dan entender que “negociar” con una empresa como Carrefour es muy difícil. ¿De qué negociación nos están hablando si ya se firmó un acuerdo entre ambas partes? ¿Se acuerdan cuándo el hiper decía “tenemos que consultar a Francia”? Muchachos, esa etapa ya pasó. San Lorenzo pasó por arriba a la Multinacional y la Vuelta quedó en nuestro poder. De ahí en adelante, todo lo que te quieran contar es mentira!

¿Dónde quedó la afirmación “cuando juntemos $ 40 milliones el hipermercado arranca las obras? ¿Sabemos y conocemos que se le depositaron $ 30 millones y hay más de $ 17 millones para transferir? Entre los saludos y gratificaciones a la dirigencia, ¿alguien le preguntó esta inquietud? ¿Realmente se les “habla con el corazón y te contestan con la billetera”? Si vos, Cuervo, fueras Marcelo Tinelli, ¿segurías teniendo una publicidad del “enemigo” en tu programa o metida dentro del club, cuando se supone que te están robando un sueño?

Me parece que con el tema Vuelta a Boedo nos están mintiendo, nos están anestesiando, nos están pateando, nos están ilusionando falsamente, nos estan vendiendo pescado podrido…

Por eso hoy me pregunto si realmente es correcto seguir confiando en ajenos. Yo recuerdo esa canción que dice “No le damos bola a los dirigentes, la Vuelta a Boedo la banca la gente”… Y sí, cuando la gente se movilizó consiguió grandes cosas.

En la calle está la lucha, pero ojo que las miradas deberían apuntar para tres lugares: Av La Plata 1700, Olleros 3351 y Av de Mayo 1373

¿Le vamos a tener miedo a una empresa? ¿Le vamos a tener miedo a un empresario televisivo? ¿Le vamos a tener miedo a aquellos que quieran traicionar a San Lorenzo? ¿Le vamos a tener miedo a un Jefe de Gobierno electo o a un candidato a Presidente que no quieren el estadio en Boedo?

Si tenemos miedo, cerremos la puerta con llave y a otra cosa muchachos. Caso contrario, sigamos haciendo historia!

Nicolás Albendín
Socio Refundador CASLA

Desde Italia con el corazón en Avenida La Plata.

Andres escribe desde Italia.
Andres escribe desde Italia.

Hola a todos. Yo soy italiano, hincha de San Lorenzo y Socio Refundador N° 03632. Muchos acá me preguntan por qué siento tanto amor y pasión por un club que está a más de 13.000 Km… Y la verdad que no sé cómo explicarlo porque San Lorenzo es un sentimiento inexplicable y a mí me volvió loco, yo me enamoré de su gente y de su historia.

Y leyendo la historia del club me golpeó y mucho saber lo que pasó al Club en la época de la dictadura, destruyeron uno de los estadios más gloriosos de toda la Argentina sin una motivación clara, o mejor con una motivación mentirosa, detrás de la cual estaba la verdadera motivación de quitarle la libertad a un pueblo…. Y yo desde Italia hice mía la lucha de mis Amigos y de todos los Hinchas del Ciclón para recuperar lo que en esa época oscura le quitaron y le robaron. Esta lucha, que pide a gritos la Vuelta a Boedo, no solo es para recuperar las tierras donde estaba el Viejo Gasómetro, eso es la parte material, esta es una lucha para recuperar la dignidad y la libertad de un pueblo al que se la quitaron con la fuerza y en contra de su voluntad.

Intentaron callar al pueblo azulgrana, intentaron matar el alma de un club de barrio y por eso incomodo, quisieron robarle su identidad pero no pudieron…. San Lorenzo con el alma y el aliento de todo un pueblo atajó penales, se ha salvado del descenso, ha ganado campeonatos y también la Libertadores, y todo esto en una cancha, el “Nuevo Gasómetro”, que sí sentimos nuestra más que nunca pero no tiene esa identidad y la fuerza del barrio. Pero Boedo vive en el alma de cada uno de ustedes, yo lo oigo y lo leo en las palabras de cada amigo que conocí y que me habla de San Lorenzo, sus palabras laten en hablarme de Avenida la Plata y tiemblan cuando me cuentan de la Vuelta y de la nueva cancha que vamos a construir.  Por eso pienso que si pudimos conseguir todo lo que hemos conseguido en una cancha y en un lugar que hicimos nuestro solo con la fuerza del alma no puedo imaginar todo lo que vamos a conseguir cuando volvamos a casa…

Por todo esto y mucho más compré mi Metro Cuadrado, colaboro con el Proyecto Guardianes y quiero que San Lorenzo Vuelva a Boedo. Ojala Dios quiera y me permita ver a San Lorenzo jugar en Avenida la Plata.

Perdonen mi Español, les mando un fuerte abrazo y que Gane San Lorenzo.

 

Andres Brianda

Socio Refundador