Un orgullo personal en el marco de un sueño colectivo.

Ser Socio Refundador: Un orgullo personal en el marco de un sueño colectivo

El domingo 16 de agosto en la previa del partido contra Crucero del Norte tuve la posibilidad de recibir mi carnet de socio refundador, símbolo de mi adhesión personal a este proyecto colectivo.

A nivel personal todo comenzó promediando el año 2007, en la previa de los festejos de nuestro primer centenario de vida institucional, cuando tuve la posibilidad de conocer a Adolfo y Diego Res quienes pregonaban ya desde hacía unos cuantos años algo que parecía en ese momento nada más que un lindo sueño: recuperar las tierras de Av. La  Plata al 1700.

Para esos años la predica y la acción de los hermanos Res se había conjugado con la organización y el empuje de la Subcomisión del Hincha, unión que sería la única esperanza de resurgimiento institucional en el marco de uno de los peores momentos  de la historia de nuestro Club.

Fue justamente desde esa usina del sanlorencismo más puro donde comenzaron las acciones y la predica que permitirían ir recuperando poco a poco nuestra Tierra Santa: la escrituración de la Plaza Lorenzo Massa, las actividades en la Casa del Vitalicio, la biblioteca popular Osvaldo Soriano, la recuperación de la historia de nuestro Club y tantas otras que me sería imposible enumerarlas.

Y con esa combinación de acción y trabajo fue que muchos comenzamos a creer realmente que no solo era posible la vuelta total a Av. La Plata sino que era un acto de justicia indispensable para lograr un resurgimiento no solo de nuestra institución, también el de un amplio sector del sur de nuestra querida Ciudad de Buenos Aires.

En este camino, el hacerse cargo de la lucha que implica la vuelta a Boedo llevo a, por un lado, fortalecer la organización y el compromiso colectivo, y por otro, redoblar los esfuerzos individuales de cada sanlorencista, generándose así un círculo virtuoso entre lo individual y lo colectivo.

Rodrigo Mas

Rodrigo, orgullo socio refundador del CASLA.

Hoy, si hacemos un alto en el camino y miramos hacia ese lejano año 2007, podemos sentirnos orgullosos de cuanto hemos avanzado, aunque debemos ser conscientes que todavía no hemos logrado el objetivo final que es sin duda “sacar de mitad de cancha en Av. La Plata”, como le gusta decir a Adolfo. Por eso es que debemos seguir colaborando, sin bajar la guardia, pero permitiéndonos sentir la inmensa alegría que implica, cada uno desde su lugar, trabajar por y para San Lorenzo.

No quedan más que palabras de agradecimientos para Adolfo, Diego, Daniel Peso y los integrantes de la SCH CASLA que nos permiten ser parte de esta hermosa gesta. Sin duda ya forman partes de la historia más grande de este Club, lo cual ya es muchísimo. Como se suele decir: “han quedado en el bronce”.

Vamos a volver.

Rodrigo Mas

Socio CASLA Nro. 70771

Socio  Refundador CASLA Nro. 8955

 

 

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *