Carta de Aldo Napole- El amor infinito

El amor infinito
Cuando ya estamos tan cerca del destino final y vemos que no podemos cambiar el boleto que nos ha de llevar a la estación terminal; entonces volvemos la memoria hacia atrás, a nuestra vida pasada y allí aparecen los recuerdos más hermosos que hemos tenido: la familia, la infancia, la escuela, el amor familiar, mamá, papá, los hermanos y luego nuestro propio amor, la compañera, los hijos, nietos, etc. Todo eso nos emociona, pero hay algo que está más allá de eso. Fuimos algún día a la cancha de la mano de papá, el abuelo, el tío o de algún vecino conocido y despertamos en otro mundo.

Aldo junto a su nieta Florencia, puro amor por la azulgrana.

Aldo junto a su nieta Florencia, puro amor por la azulgrana.

Yo tuve la suerte de ir con mi padre quien tenía allí muchos amigos, pues había compartido la infancia con todos ellos. Había jugado al fútbol en la calle y luego en los fondos del convento del padre Massa por eso era amigo de todos los jugadores. Yo les digo que nací el 30 de Junio de 1922 a dos cuadras de la cancha en Senillosa y Vernet, tengo buena memoria, conocí apenas caminé lo que era correr tras una pelota de goma o de trapo. La cuestión era imitar a Monti, Carricaberry, García y Arrieta. Después en el año 1930 empezó la época del profesionalismo, y les puedo decir que nunca paró ese amor, hoy está más fuerte que nunca, voy con mi nieta a la cancha y hacemos todo lo posible para volver a esa casa de donde nunca debimos salir.

Es el momento, hay que seguir luchando. No debe quedar nadie que haya pasado alguna vez por el Gasómetro de Av La Plata que mire para otro lado, ese fue y es nuestro lugar.
Si sos viejo no hace falta, si sos joven pedile que te lo cuente un viejo, pero no te quedes afuera; porque cuando tu hijo o tu nieto te pregunten por qué no luchaste por la Vuelta a Boedo tendrás que pensar mucho para decirles algo.
Por San Lorenzo comprá tu Metro2 que la puerta de Av La Plata al 1700 se reabrirá pronto.

Con todo mi corazón por ese amor infinito…
Aldo Nápole Socio Refundador nro 2507

2 comments

  • alfredo ernesto marenghi

    hola buen dia, coincido en tu comentario.
    te quiero agregar, que mi padre ALBINO MARENGHI, nacio en 1919 y vivia en Vernet y Senillosa. durante muchos años paraba en el cafe de Vernet y Senillosa, como referencia te digo que era entre otros muy amigo de los Sapia.saludos
    alfredo marenghi

  • JUAN UNAMUNO

    Muy buenas palabras Aldo. Como le dije a Adolfo “la verdadera patria es la infancia” (María Elena Walsh). Y nuestra patria fue y será San Lorenzo en avenida La Plata.
    Abrazo.
    Juan Unamuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *