“AHÍ VIENE LA HINCHADA QUE LOCA QUE ESTÁ”

Hinchada 1986013 (2) Quiero compartir con ustedes esta Sección “Negra Petronila” colaborando con esta publicación que rebalsa dignidad y convicciones con los sueños más bellos del regreso a Avenida La Plata.

Como explicaba en el número anterior soy la bisnieta de Clara Beter, aquella prostituta ucraniana que inmortalizó el gran César Tiempo.

Hoy quiero regresar a mi adolescencia Boedense, allí pegado al Viejo Gasómetro transcurrieron mis primeros años de vida, debajo de los tablones fumé a escondidas mi primer cigarrillo, y me dieron el primer beso.

San Lorenzo parte grande de mi vida. El recuerdo de hoy pertenece a 1986, no era un domingo más, era día de revancha, tiempo de desquite, el barrio desde hace unos días estaba convulsionado, partido en “la quema” contra ellos. Confieso que no los nombro, solo en alguna canción de “La Gloriosa” cuando los “gastamos”.

Era un domingo medio nublado de Abril, y había que despedirlos de primera. Partido con previa caliente, en la semana “Ellos” pintaron escritos en las calles adyacentes al Ducó con amenazas. ¡ Qué lucha para convencer al viejo para que me deje ir! No le quedó otra que venir conmigo para cuidar mi humanidad de 15 años de entonces. Cumpliendo con la consigna de la Gloriosa Hinchada de San Lorenzo fui vestida de negro (luto para despedir a los quemeros de primera), jean negro ajustado, camiseta de San Lorenzo debajo de un buzo negro, hacia allí fuimos con mi padre, junto a dos amigas y sus hermanos.

No pude convencer a mi padre de ir en la gran caravana que partió de Avenida La Plata, Papá tenía miedo que se arme en el parque, entonces fuimos por la nuestra, bajando por Colonia veíamos los escritos en las paredes “Cuervo hoy morís” y tantos más. Llegamos temprano, veinte minutos antes de empezar el partido, no paraba de entrar gente por la boca de la tribuna, era la caravana que había llegado desde Avenida La Plata, toda la popular gritando con la melodía de Ahí viene la plaga aquella canción de los sesenta, interpretada por la banda mexicana “Teen Tops” “Ahí viene la hinchada que loca que está….. ahí viene la hinchada que loca que está…..lloran, lloran los Quemeros …..los despide su papá” fue impresionante no cesaba de entrar la gente, nunca vi algo igual, y ahí nomás el tradicional “Huracán (con la a alargada) son las putitas de Parque Patricios……….salir corriendo ya se te hizo un vicio….porque a Boedo no te lo aguantas” del otro lado nos cantaban “y ya lo ve el que no salta se fue a la “B”, ahí nomás la contestación, “Ole, ole, ola, la……….nosotros ya volvimos ….ustedes ya se van”.

Claro les inventaron un octogonal para evitar el descenso directo, pero, para mí y todos los “Cuervos” era la despedida de primera (un par de meses después lo mandó Italiano). Poco importaba el partido, perdíamos uno a cero y el “Flaco” Cousillas le atajó el penal a Cabrera en el arco de nuestra tribuna, para nuestra alegría, que se transformó en algarabía minutos después cuando empató Giunta.

El entre tiempo fue una fiesta de nuestra tribuna, a pura canción con la hinchada al estilo carnaval carioca, en el pasillo cantando de un lado a otro, puro gaste “Globo vos vas a volver…..globo vos vas a volver….el día que Alfonsín no mienta y el cometa Halley pase otra vez” en referencia al cometa que pasó por la tierra ese año 1986 y que volverá a pasar en el 2062. Terminó el partido y la cargada siguió con el tema musical del reconocido hincha del Globo Rodolfo Zapata, “No vamo’ a trabajar. Y ahí nomás surgió…….. “Domingo si…….juegan con San Lorenzo……………..la próxima semana juegan con San Miguel….juegan con San Miguel. Fue una fiesta espectacular, lástima que la 28° y la 32° no dejaron entrar la orquesta que iba a interpretar la marcha fúnebre por el descenso de “ellos”.

Nos fuimos caminando con el viejo, a casa, revancha consumada, inolvidable, gracias, lo quería compartir con ustedes…………..Hasta la próxima.

                                                                                                                                    Romina García Beter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *