Todas las entradas de Adolfo Res

A 37 AÑOS DE UNO DE LOS DÍAS MÁS TRISTES DE LA HISTORIA DEL CASLA.

ANNAN100“LOS PUEBLOS QUE IGNORAN SU HISTORIA ESTÁN FATALMENTE CONDENADOS”
Leandro N. Alem

A 37 AÑOS DE UNO DE LOS DÍAS MÁS TRISTES DE LA HISTORIA DEL CLUB ATLÉTICO SAN LORENZO DE ALMAGRO. CUANDO SE TRAICIONÓ A LOS FUNDADORES Y GRANDES DIRIGENTES DE LOS PRIMEROS 40 AÑOS DE VIDA DEL CLUB.
12 DE AGOSTO DE 1978- 12 DE AGOSTO DEL 2015………………….NO HAY OLVIDO ……………….NO HAY PERDÓN………………..SOLO MEMORIA

ADOLFO RES (HISTORIADOR C.A.S.L.A.)
“SAN LORENZO, AYER, HOY Y SIEMPRE”

“SIN IDENTIDAD NO HAY PERTENENCIA”

Audio del Programa Nº 786- “Sin Identidad no hay pertenencia”

Audio del programa Nº 786-“Sin Identidad no hay Pertenencia”

Escucha las editoriales de Adolfo Res y Diego Resnik que con su habitual toma de posicion nos cuentan su parecer sobre el estado actual de la “Vuelta a Avenida La Plata”. Nicolas Albendin nos relata un emotivo homenaje al jugador que dio la “vida por la azulgrana” Jacobo Urso.

Declaraciones del diputado Andres “Cuervo” Larroque, apoyando el regreso total a Avenida La Plata y contestándole a Macri.

Ademas rememoramos la obtencion de la liguilla pre-libertadores de  1991, cuando San Lorenzo vencio a Boca 1 a 0 con gol de Ruben Dario Rossi y nuestro tributo a Delfo Cabrera gloria del Atletismo azulgrana y argentino que logro la Medalla de Oro Olimpica en los Juegos de Londres 1948.

Mucha “Identidad y Pertenencia” azulgrana.

Pulsa y escucha:

EMOTIVO HOMENAJE A JACOBO URSO

 

EMOTIVO HOMENAJE A JACOBO URSO

Este Jueves 6 de Agosto, con motivo de cumplirse el 93° Aniversario de la trágica muerte de Jacobo Urso, nuestro programa radial “San Lorenzo Ayer, Hoy y Siempre” descubrió una placa en su memoria en el Profesorado Sara C. Eccleston ubicado en Dorrego 3751. En dicho centro educativo estaba ubicada la vieja cancha de Estudiantes de Palermo, escenario donde Jacobo Urso sufrió la lesión que una semana después terminaría con su vida. El homenaje contó con la presencia del sobrino-nieto del Prócer quien visiblemente emocionado agradeció seguir recordando a pesar del paso de los años, a esta figura legendaria.

urso 44Urso 22

Con la idea inicial que dicho espacio educativo formara parte de este homenaje, con esta historia que nos une, se hicieron presentes en el acto Autoridades, Profesores y niños de 4 y 5 años.

Urso 19

 

 

Queremos agradecer la hospitalidad y acompañamiento en este homenaje al Rector del centro educativo Licenciado Ernesto Roclaw y a la Vice-rectora Gabriela Ortega. Pese a las inclemencias del tiempo estuvieron presentes Socios, Hinchas del Ciclón, así como integrantes de la Peña de Lanús “Jacobo Urso”.

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)

A 67 AÑOS DE LA MEDALLA DE ORO DE DELFO CABRERA

delfo cabrera 3A 67 AÑOS DE LA MEDALLA DE ORO DE DELFO CABRERA

BRILLANTE GANADOR EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE LONDRES 1948

Desde aquel humilde pueblo de Amstrong, provincia de Santa Fe, llegó a San Lorenzo, Delfo Cabrera, gracias a la proposición que le hizo el gran Maestro Francisco Mura, para que se radique en Buenos Aires y venga a entrenar con él, ya que el legendario profesor, observó en Cabrera, condiciones para destacarse en el Atletismo.
Esto ocurrió en 1938, pero el cumplimiento del servicio militaren Rosario interrumpió ese proceso de entrenamiento en San Lorenzo, finalizado el año militar, se incorpora al Atletismo azulgrana, para desplegar todas sus condiciones atléticas en beneficio del Club y el deporte nacional.
Su carrera ascendente a partir de 1940, lo ubica en los comienzos de esta década como uno de los mejores fondistas, en ese momento ingresa al Cuerpo de Bomberos de la Policía Federal, que le permite tener un mejor pasar, formar una familia darle mas tiempo a su entrenamiento.
En aquella inolvidable gesta del 7 de agosto de 1948 en Londres en la Maratón de largo aliento, de algo más de cuarenta y dos kilómetros, nuestro Cabrera se metió para la eternidad en la mejor historia de nuestro deporte.
El estadio de Wembley se puso de pié , el belga Gailly entró en la pista para correr el pico final de los cuarenta y dos kilómetros , marchaba rumbo al triunfo olímpico pero su paso era martirizante ,su cabeza giraba atrás como suplicando que no lo siguieran, sus brazos parecían sentidos , un coro de 90.000 personas lo alentaban para que llegara a la meta , pero Cabrera comenzó su levantada final y lo alcanzó en la última curva y siguió fuerte su tren con el braceo normal y con la sonrisa que entró en la fama de las máximas conquistas del deporte argentino.
Fue victoria de “nuestro” Delfo Cabrera, mas nuestro que nunca, llegó el abrazo con Francisco Mura su entrenador , su maestro y el Himno Nacional Argentino tronó mas fuerte que nunca en la tarde londinense al subir al podio a recibir su medalla.
En 1951, se consagró Campeón Panamericano, en la primera edición de los Juegos que se disputaron en Buenos Aires.
En 1957, dejó la actividad pedestre, para dedicarse a la docencia como profesor de Educación Física, un trágico accidente automovilístico le hace perder la vida el 2 de agosto de 1981, justamente regresando con su automóvil de un reconocimiento que le hacían a su trayectoria en el pueblo de Lincoln.
Atrás quedaron sus difíciles momentos de su niñez ante la temprana muerte de su padre, atrás quedaron sus ilusiones de pibe, de repetir la hazaña de Juan Carlos Zabala, en ganar una Maratón Olímpica, por delante quedó el ejemplo de este noble atleta argentino que llegó con mucho esfuerzo a la cima del deporte mundial, y que llevó en su piel la insignia del Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)

JACOBO URSO “LA VIDA POR LA AZULGRANA”

JACOBO URSO “LA  VIDA POR LA AZULGRANA”

 A 93 AÑOS DEL FALLECIMIENTO DEL PRÓCER

Jacobo Urso
Jacobo Urso

 “No lo lamento por mi, sino por mi Club que necesita de mis esfuerzos para escalar los puestos para colocar a San Lorenzo a la cabeza del campeonato. Con las tribunas que hemos construido, San Lorenzo es el mejor Club de Buenos Aires”

Así se expresaba Jacobo Urso en sus últimos días de su vida en el Hospital Ramos Mejía ante un cronista del diario “El Telégrafo” que tuvo la oportunidad de visitarlo en su lecho de enfermo. Tenía apenas 23 años.

 

 

El 6 de agosto de 1922, a las 18,5 horas, partió de este mundo el jugador, el hombre y a la vez nació y se transformó en inmortal el mito de un deportista que entregó todo por la camiseta que defendió y que en cotejos de hacha y tiza fue capaz  hasta de entregar su propia vida.

Así sucedió aquella tarde del 30 de julio de 1922, cuando San Lorenzo visitó a Estudiantes de Palermo en su cancha de Figueroa Alcorta y Dorrego, jornada  soleada pese al frío reinante. El partido fue áspero, disputado, con resultado final incierto. De pronto la exclamación del público presente se transformó en un grito de dolor, el aguerrido Jacobo Urso chocó accidentalmente con los jugadores adversarios Van Kammenade y Luis Comoli y cayó sobre el field. Sus compañeros lo socorrieron rápidamente, asustados por la violenta colisión, sin embargo su fuerza de voluntad, su garra y el amor por la camiseta de San Lorenzo lo llevaron a seguir en su puesto de lucha en la búsqueda por alcanzar un triunfo más con el team azulgrana.

Propios y extraños le pidieron que abandonase el campo de juego, sus compañeros  le insistieron que no prosiguiese las acciones, pero Urso decidió seguir y empezar a meterse en la historia grande del club.

El cotejo finalizó con la victoria azulgrana por 1 a 0 y la humanidad del jugador cayó desvanecida. La fractura de costilla que le produjo el choque con los rivales le perforó un riñón. Fue internado en el hospital Ramos Mejía donde fue sometido a  una operación quirúrgica a fin de serle extraído un riñón destrozado por el golpe.

Pese a su tenaz lucha interior por vivir, falleció el seis de agosto. La congoja   del ambiente futbolístico fue total. En la semana de su agonía, desde su lecho de enfermo, Jacobo Urso pudo enterarse de las muestras de afecto y admiración que se había ganado como futbolista y como hombre, de parte del mundo deportivo.

Llegó al club en 1914 para incorporarse a la sexta división y en un ascenso meteórico jugó en tercera un año después e inmediatamente lo hizo en intermedia.

Su gran año futbolístico fue 1919, cuando fue convocado para defender el Seleccionado Nacional de la Asociación Amateur. Ese mismo año tuvo tardes memorables para la vieja afición sanlorencista, como la del 2 de noviembre ante River en Boedo, cotejo que finalizó 3 a 3 y en el que fue a criterio de la prensa “el mejor futboller del encuentro”. Otra de las grandes tardes de Urso fue en el Gasómetro ante Independiente el 23 de noviembre de 1919, partido que ganó San Lorenzo 3 a 1 con dos goles de Jacobo.

Aquella desgracia sufrida tuvo que ver con el amor a nuestros colores, no midiendo consecuencia alguna en el afán de defender con honor nuestra divisa.

Su muerte llenó de dolor las calles de la barriada de Almagro y Boedo, que lloró a su hijo pródigo. Aquel seis de agosto la delegación de la Selección de Checoslovaquia (se encontraba de gira por nuestro país) paseó a pulso el féretro dentro del campo de juego del estadio de Avenida La Plata, justamente aquel que lo vio debutar en primera división el 7 de mayo de 1916, el mismo día en el que San Lorenzo inauguraba oficialmente su cancha. Una multitud calculada en más de siete mil almas bajo la lluvia, lo acompañó en su última morada hasta el viejo Cementerio del Oeste ( Chacarita)

Jacobo Urso fue de los que sobreviven a la existencia física y se prolongan en la obra que contribuyeron a cimentar, por ello mientras viva San Lorenzo seguirá viviendo Jacobo Urso.

 

“Dejo para los tiempos su amor por San Lorenzo”

El 3 de agosto de 1922, en el reposo de su cama en el hospital Ramos Mejía, Jacobo Urso recibió a un cronista del diario “El Telégrafo” y el prócer azulgrana confesó “No lo lamento por mí, sino por mi club que necesita de mis esfuerzos para escalar los puestos que faltan para colocarse San Lorenzo a la cabeza del Campeonato, con las tribunas que hemos construido San Lorenzo es el mejor Club de Buenos Aires”

El mismo diario sostenía el 6 de agosto de 1926 en el cuarto aniversario de su fallecimiento, dedicando una amplia página a su memoria citando entre los párrafos salientes lo siguiente: “Digno ejemplo de moralidad deportiva para aquellos que hacen del deporte del football un medio interesado y mezquino”

“Jacobo Urso  fue uno de esos jugadores todo corazón, caballero de los fields donde militara, su actuación correcta le valía beneplácitos de propios y extraños.

Tuvo en la vida dos cariños muy grandes, a lo que anteponía a todo: su familia y su Club San Lorenzo.

 

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)

 

GRACIAS “GRINGO” SCOTTA !!!!!

GRACIAS GRINGO

“DALE SCOTTA…..DALE SCOTTA…..DALE SCOTTA…….Y AL QUE NO LE GUSTE SCOTTA………
Se hace difícil poder expresar la enorme emoción que sentí el último Domingo, cuando de manos del compañero Nicolás Albendín, recibí una verdadera obra de arte realizada por Leonel el hijo de Héctor Scotta. El propio “Gringo” me había comentado hace un tiempo que su hijo estaba realizando este cuadro que me quería obsequiar y al cual le daba el significado de la entrada al Gasómetro de Avenida La Plata de mi querido Viejo conmigo de la mano.

Adolfo muestra el cuadro que le obsequio la familia Scotta
Adolfo muestra el cuadro que le obsequio la familia Scotta

Confieso que cuando un tiempo atrás el Gringo me lo dijo, movilizó mi alma en forma contundente, justo vos Héctor ídolo nuestro de un tiempo glorioso, justo vos “Gringo” que me alegraste tantas tardes-noches de mi infancia, con tus goles, con tu amor entrañable a nuestra camiseta.
Tener tremendo honor de recibir este hermoso regalo de vos querido “Gringo” es algo que nunca olvidaré. Cuando abrí esta hermosa obra de Leonel, retrocedí por unos minutos mi mente a aquellos años memorables, a tantos goles tuyos gritados y compartiendo abrazos con Pablo (mi Viejo).

Si quiero en este agradecimiento querido “Gringo”, contarte que cuando abrí la envoltura del cuadro, por un rato volví a ver las carcajadas de mi Viejo, la tarde de los 5 goles en el primer tiempo a Boca en la Bombonera. La pucha!….. cuando metiste el cuarto gol de San Lorenzo (el segundo tuyo) todavía no se habían jugado 35 minutos, a mi Viejo le agarró un ataque de risa que era peor para los “Bosteros” que gritarles “Hijos Nuestros”, estábamos en la segunda bandeja, y con mis 13 años adolescentes lo miraba a mi Viejo sin entender nada, solo pensaba en la cargada a los compañeros de la escuela secundaria el día siguiente y gritaba como toda la tribuna “ Aplaudan, aplaudan no dejen de aplaudir…………..los goles de Biasutto que ya van a venir………” en referencia al arquero de Boca. O aquel “Venite para Boedo………..si te querés divertir…………….que tenemos al Gringo Scotta y también al “Negro” Ortiz”. Esa tarde batiste el record de Erico.

Héctor Scotta098 (2)
Un goleador formidable con la azulgrana en la piel.

¡Cuántos recuerdos! “Gringo” se mezclaron en este obsequio de tu familia, que tengo el honor de recibir de tu parte. Podría escribir tantas alegrías compartidas con mi Viejo, en la cual vos “Gringo” fuiste el gran protagonista. Alguna vez en un reportaje me preguntaron cuál fue el mejor gol que vi en mi vida, y no dudé en decir, aquel que le hiciste de media chilena a Argentinos Juniors en La Paternal, (se venía abajo nuestra tribuna de la locura) el periodista me repreguntó, ¿Mejor que el de Diego a los ingleses?, por supuesto le retruqué, sabés lo que pasa, ese golazo lo hizo con la camiseta de San Lorenzo.
Gracias “Gringo”, gracias por tanta entrega por estos colores, gracias por este homenaje a mi Viejo, un Fanático del Ciclón y del Viejo Gasómetro, que una tarde de 1939 con 10 años se escapó solo de su casa, los 4 goles del Vasco Lángara a River en media hora, ese día le juró amor eterno a estos colores y nosotros mis hermanos y yo seguimos con todo nuestro corazón.
Gracias Leonel (llevás el nombre de tu tío el Tola), gracias familia Scotta, gracias Gringo por tantas alegrías.

Adolfo Res

“El mejor equipo de los últimos cincuenta años”

A 47 AÑOS DEL CAMPEONATO METROPOLITANO DE 1968

"Los Matadores"
“Los Matadores”

 “Los Matadores”

El 4 de agosto de 1968, hubo un grupo de hombres que se metió en la historia grande del Club Atlético San Lorenzo de Almagro y del fútbol argentino, al transformarse en el primer Campeón invicto que tuvo el fútbol profesional.

Aquella tarde de la consagración, ante el Estudiantes Campeón de América (luego sería del mundo), significó un acto de justicia para el San Lorenzo Campeón Metropolitano de 1968.

La fiesta de la hinchada del Ciclón fue extraordinaria. Antes del cotejo final, los dirigentes tenían delineada como sería la fiesta del campeonato, por ello, el periodismo en general recibió, de boca de un dirigente de la institución, los detalles de cómo serían los festejos en el Gasómetro de Avenida La Plata. Y no se trató de un acto de soberbia del directivo, simplemente confianza en un plantel que tuvo características de imbatible.

Así fue que luego del triunfo ante Estudiantes, con la hidalguía de los vencidos aplaudiendo al San Lorenzo Campeón, que daba la vuelta olímpica merecida, se inició una caravana impresionante de automóviles que le dieron calor a aquel invierno de 1968. Dos cuadras antes de llegar al estadio ya las calles se cortaron al tránsito debido a la multitud que se había dado cita al Templo del fútbol, para recibir a los dueños de dicha epopeya. Muchos se acercaron apenas las radios portátiles anunciaron el final del cotejo en Nuñez.

El momento culminante de los festejos en Boedo, fue cuando los jugadores, que volvieron a vestirse de jugadores, salieron al campo de juego como si se disputara un nuevo encuentro y levantaron los brazos en el centro del campo. Ahí explotó el Gasómetro y la ansiedad de la gente no les permitió dar la vuelta olímpica; de pronto hubo una masiva invasión al terreno en búsqueda de algún “trofeo” para el recuerdo de aquellos ídolos. La fiesta siguió hasta la mañana siguiente por toda la barriada, siendo centro de los festejos la misma Avenida La Plata y un sitio sagrado de  la “Nacionalidad Azulgrana” como el Café Dante, en la calle Boedo 745. El grito de “San Loreeee, San Loreeee, San Lorenzo, San Loreee…” tronó bien fuerte en todo el país, y aquel de cargada para nuestros vencidos se escuchó sonoro en el Monumental (en respuesta a un histórico grito “Pincha” que decía: “Si hay una bruja montada en una escoba es el Verón, Verón que esta de joda”), con la respuesta de la hinchada más ingeniosa por siempre: “Hay una Bruja montado en un plumero, y un “Lobo” Gaucho que la empuja con los huevos”, en relación a Rodolfo Fischer, el goleador del Ciclón.

Pero antes de estos festejos hubo un verdadero equipo formado por un técnico sensacional amante del buen juego y por sobre todo un excelente ser humano, Elba de Padua Lima, más conocido por “Tim”. El armó un grupo extraordinario y San Lorenzo comenzó su marcha al título el domingo 3 de marzo de 1968 en Villa Crespo, goleando a Atlanta por 5 a 1 con tres goles del “Lobo” Fischer y dos de Victorio Cocco. Fue una demostración de cómo se debe jugar al fútbol, tal fue la superioridad, que la platea local aplaudió a nuestro equipo.

El equipo terminó ganando la zona “A” con una contundencia nunca vista en el fútbol local, luego de disputadas las 22 jornadas, le sacó una ventaja de 12 unidades a sus dos inmediatos perseguidores: Estudiantes (clasificó para las semifinales) y Lanús. En el camino quedaron el famoso Racing, al que derrotamos 3 a 0 en Boedo con una actuación superlativa del “Toscano” Rendo, e igualamos en uno en Avellaneda; las dos victorias a Boca 2 a 1 en  la Bombonera y 2 a 0 en el Gasómetro.

En el partido interzonal que se estilaba por aquellos años, donde en cada fecha se disputaba un cotejo entre los distintos clásicos del fútbol argentino (los rivales tradicionales ocupaban zonas diferentes en el campeonato), tuvimos dos encuentros duros con Huracán. Fue 0 a 0 en Parque Patricios (esa tarde no dirigió al equipo técnicamente “Tim” que viajó a Brasil por temas particulares), con Diego García como entrenador de San Lorenzo y la revancha la última fecha en Avenida La Plata levantamos un 0-2 que casi nos cuesta el invicto.

Así quedaron definidas las semifinales, con Estudiantes derrotando a Vélez y San Lorenzo venciendo a River por 3 a 1 el 31 de julio en la cancha de Racing.

Aquella noche San Lorenzo alistó a: Buticce, Villar, Calics, Albrecht y Rosl, Rendo, Telch y Cocco, Pedro González, Fischer y Veglio. DT: “Tim”.

River: Carrizo, Morcillo, Miguel Angel López, Guzmán y Matosas, Recio, Carlos Rodríguez, Cubilla, Daniel Onega, Ermindo Onega y Mas. DT: Angel Labruna.

El primer período finalizó 0 a 0, con un San Lorenzo que fue superior. Los goles llegaron en el segundo período, a los 23 minutos Pedro González abrió el marcador; igualó a los 30 minutos Ermindo Onega, y un minuto después, un bombazo espectacular de Cocco se transformó en el segundo tanto de San Lorenzo. A tres minutos del final, Carlos Veglio puso cifras definitivas para alcanzar el pasaje a la final con Estudiantes.

Ante un estadio repleto se disputó la final ante Estudiantes. A las 14,30 horas el puntero Conigliaro dio el toque inicial del cotejo. El primer período no mostró al San Lorenzo arrollador de todo el Campeonato (finalizó igualado 0 a 0), pero bastaron las clásicas indicaciones de “Tim” para que se diera la lógica.

Sin embargo a los dos minutos, sufrimos un baldazo de agua fría. Flores peleó una pelota cerca de nuestra área y sacó un disparo que Buticce desvió al corner. Punteó desde la izquierda Conigliaro, Flores la cabeceó hacia Verón, quien de volea puso el 1 a 0. San Lorenzo acusó el impacto y se agigantaron las figuras de Victorio Cocco y Alberto Rendo ganando el medio, con Roberto Telch quitando todo y tocando para el compañero mejor ubicado; adelante impuso toda su polenta el Lobo, Pedro González  le ganó a sus marcadores y despertó el “Toti” Veglio. Y a los 23 minutos llegó la igualdad, Rendo le dio un pase milimétrico a Cocco, éste a Veglio, quien con un derechazo estremeció la red de Poletti, 1 a 1, y San Lorenzo lo tuvo en un arco para definirlo, pero finalizó el cotejo. Hubo alargue. A las 16,31 minutos, hora Argentina, se jugaban 10 minutos del primer tiempo suplementario, hubo una falta intrascendente a favor de San Lorenzo y Rendo se la colocó a Rodolfo Fischer, quien estaba dentro de las dieciocho yardas, y con un zurdazo impresionante convirtió el gol del título, que quisimos compartir con usted, lector, porque en ese momento un extraordinario equipo vestido de azulgrana se metió para siempre en la historia del fútbol argentino. El primer Campeón invicto del ciclo profesional, pero además fue el más goleador de ese torneo con 49 goles y el menos vencido con 12 tantos.

Con el arbitraje de Miguel Comesaña, los equipos se alinearon de la siguiente forma:

San Lorenzo: Buticce, Villar, Calics, Albrecht y Rosl, Rendo, Telch, Cocco, P. González, Fischer y Veglio.

Estudiantes: Poletti, Malbernat, Togneri, Madero, Medina, Bilardo, Pachamé, Echecopar, Conigliaro, Flores y Verón.

 

Goles: ST: 2 minutos, Verón y 23, Pedro González.

            En el primer tiempo suplementario: 10 minutos, Fischer.

El plantel Campeón

 

Rodolfo Fischer (24), Antonio Rosl (24), Alberto Rendo (23), Oscar Calics (21), Rafael Albrecht (20), Pedro González (20), Sergio Villar (19),Victorio Cocco (19), Roberto Telch (18), Miguel Tojo (18), Carlos Buticce (18), Calos Veglio (17), Juan Sconfianza (8), Agustín Irusta (5), Héctor Veira (4), Rolando Gramari (3), Jorge D’Alessandro (1), José Magliolo (1), Abraham Jorge Amado (1), Víctor Doria (1) y José Martínez (1).

 

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)