One comment

  • Celia Sidelnick

    Diego me alegra que te encontraste con Robertito, un luchador, y si lo ves decirle que no baje los brazos, que siga insistiendo ya que en algún momento el ingeniero se va dar cuenta que tiene que cumplir con lo que le prometió.
    Ademas si el arquitecto quiere encarar un camino distinto esto le va jugar en contra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *