Programa Nº 798. Lorenzo Massa, Angel Zubieta y Alberto Guil

SE CAYÓ UNA COLUMNA A 66 AÑOS DEL FALLECIMIENTO DEL PADRE LORENZO MASSA

SE CAYÓ UNA COLUMNA A 66 AÑOS DEL FALLECIMIENTO DEL PADRE LORENZO MASSA.

En la mañana del 31 de Octubre de 1949, el Padre Lorenzo Massa no abrió la puerta de su Lorenzo Massacuarto. Con curiosidad lo hizo el encargado de la limpieza, cuando notó la luz encendida, al ingresar y ver a Lorenzo Massa fallecido la desesperación hizo a este hombre desesperado en la búsqueda de ayuda.

El corazón del Padre Massa había dejado de latir durante su reposo nocturno, la habitación mostraba lo que había sido su vida, un verdadero trabajador de la espiritualidad y la pluma, lleno de libros, escritos, papeles, fichas, resúmenes. Toda la obra progresista por la causa de los más necesitados, se había recargado aún más sobre sus hombros a partir de 1942 cuando le encomendaron la tarea que a él más lo apasionaba: la escritura. El año 1907, lo puso en el camino de aquellos pibes, “Forzosos”,que lideraban Federico Monti y Antonio Scaramusso, y formarían una trilogía fundamental para la existencia de nuestra pasión llamada San Lorenzo.

Por aquellos años el fútbol comenzó a cambiar los hábitos de los porteños y las barriadas de Almagro y Boedo (siempre fue Boedo, aunque el reconocimiento como barrio se dio a través de una ordenanza a partir de 1972) no fueron ajenas a esa moda foránea (el fútbol) de aquel momento, que rápidamente se instalaría en las entrañas del pueblo. Lorenzo Massa con su gran inteligencia supo interpretar ese sentir y comprendió la contención que podían tener aquellos chicos a través del fútbol, sacando a los pibes de los peligros de la calle. De esta manera les dio un lugar en el Oratorio y ser partícipe fundamental de la creación de nuestro San Lorenzo.

Era común verlo al Padre dar el primer pique del esférico para dar comienzo un cotejo y después corría como un pibe más, junto a “sus muchachos” participando de una velada futbolística. El nombre de Lorenzo Massa se hizo muy popular en Boedo y Almagro, ya que se presencia imponía paz y cordura. En 1910 el año del centenario patrio, el país vivía una efervescencia patriótica por tal acontecimiento Lorenzo Massa no fue ajeno a tal situación, organizando una actividad para la Semana de Mayo del centenario, organizando una jornada gimnástica extraordinaria ( trabajó arduamente en la preparación atlética de los jóvenes durante meses) .

Los días 22 y 23 de Mayo de 1910 seis mil niños, de los cuales dos mil pertenecían a la Obra de Don Bosco hicieron vibrar a las calles porteñas ocupadas por multitudes que asistían a conmemorar el centenario de la patria, la mayoría de esas escuadras habían sido formadas por el Padre Lorenzo Massa.

En 1915 se había cumplido su gran sueño, sus gimnastas se habían convertido en Exploradores de Don Bosco. En 1916 se trasladó a Tucumán donde fundó el Colegio de Artes y Oficios General Belgrano, ubicado en la calle Chacabuco 358 de la Ciudad de Tucumán. Al producirse el Centenario de nuestra Declaración de la Independencia, nuevamente Lorenzo Massa organizó una actividad conmemorativa , con muchos chicos , la amplia mayoría de características muy humildes, siguiendo los preceptos de su maestro el fundador de los Salesianos, Don Bosco quien legó a sus hijos espirituales la famosa frase Trabajo, trabajo, trabajo y sin lugar el Padre Massa tomó esa posta.

En esta Escuela de Artes y Oficios trabaja arduamente, en el convencimiento que los jóvenes aprendan un oficio, y es así como numerosos adolescentes aprenden carpintería, sastrería, zapatería, tipografía e imprenta, Cuidaba la buena marcha de las clases y la docencia artesanal y debía administrar hasta los centavos para que funcione esta obra ya que eran tiempos duros económicamente para el país, los chicos más que comer, devoraban los alimentos, ya que venían de familias muy humildes.

En distintas oportunidades no pasaba el lechero, entonces para que los niños no se quedaran sin el desayuno el Padre Massa había comprado tres vacas., este tipo de cosas eran muy común el la Tucumán de las primeras décadas del siglo pasado. Permaneció en Tucumán hasta 1929, y luego siguió su trabajo docente en Córdoba Salta, en Chile y en Carmen de Patagones.

Pero el Padre Lorenzo Massa además de su extraordinaria tarea de educador fue un brillante historiador , en 1943 presenta luego de años de investigación la vida del talentoso padre José Vespignani una necesidad impostergable de la Comunidad Salesiana, en “Vida del padre José Vespignani” a través de sus casi 900 páginas Lorenzo Massa describe las figuras de Roca, Evaristo Uriburu, e Hipólito Yrigoyen que tuvieron trato personal con el Padre Vespignani. Pese a este trajín por el país con su misión docente, siempre observó y custodió el constante progreso de “su” San Lorenzo , vivió momentos de júbilo ante la actuación descollante de 1946 y la gira gloriosa de 1947 por España y Portugal.

El 31 de octubre de 1949 dejó físicamente este mundo y un vacío muy difícil de llenar dentro de nuestra Institución como lo demostró lo sucedido en las últimas 4 décadas de nuestra gloriosa historia.

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)

HOMENAJE AL GRAN CAPITÁN DE LA HISTORIA DE SAN LORENZO

HOMENAJE AL GRAN CAPITÁN DE LA HISTORIA DE SAN LORENZO

A 30 AÑOS DE LA MUERTE DEL VASCO ZUBIETA

 

“Jugaré en San Lorenzo hasta que sirva y si alguna vez la vida imperativa me hace ir a otra tienda no será ninguna de Buenos Aires, porque contra San Lorenzo nunca jugaré” Ángel Zubieta, España 1947

 

El 28 de Octubre de 1985, nos dejó físicamente un símbolo de la historia: Ángel Zubieta, un verdadero gladiador que siempre se comprometió con nuestra camiseta.
Jugador venerado e idolatrado por la hinchada de San Lorenzo, que se brindó durante más de 13 años por los colores aún estando lesionado, siempre “El Vasco” dijo presente.
Su llegada al Club junto a Lángara causó verdadera conmoción en la afición, y fue de arranque nomás en 1939 que ángel Zubieta se graduó de ídolo por todo su empuje, fuerza y garra y por querer entrañablemente al Club Atlético San Lorenzo de Almagro
Defendió nuestros colores en 352 partidos convirtiendo 29 goles.
Su debut oficial con la gloriosa azulgrana se produjo la tarde del 9 de Abril de 1939 cuando en el Gasómetro, San Lorenzo derrotó 4 a 2 a Estudiantes de La Plata con 2 goles de Bottini, Arrieta y Alarcón. Esa tarde el equipo formó con: Gualco, Terzolo y Gilli, Morales, Scavone y Colombo, Cavadini, Alarcón, Cosso, Bottini y Arrieta.
En 1940 se afirma como titular indiscutible, con 26 partidos en primera en dicha temporada y una línea media conformada por Zubieta, Farías y Colombo o Zubieta, el pibe D’Addario y Colombo.
Zubieta la cancha 1Al año siguiente llega el “Tano” Grecco y conforman un medio juego extraordinario integrado por Zubieta-Grecco y Arnaldo o Colombo. El “Vasco” juega 29 partidos ese torneo y convierte 3 goles.
Zubieta comenzó en el fútbol como arquero, los muchachos de Galdácano su pueblo natal lo pusieron al arco por su altura, pero como nunca le llagaba la pelota se cansó y empezó a ser jugador de campo.
Luego con solo 15 años se incorporó al Athletic de Bilbao y a partir de 1937 realiza la gira por Europa y después por Sudamérica con el equipo Euskadi (combinado vasco) que buscaba recaudar fondos para los refugiados vascos.
No tuvieron autorización para jugar en Chile y Argentina, mientras se desarrollaba en ese momento la Guerra Civil Española, una tercera parte del equipo se quedó en nuestro país y Zubieta se incorporó a San Lorenzo junto a Lángara , Emilín Alonso e Iraragorri.
La campaña de 1945, se encaminaba para el título, con el primer equipo azulgrana goleando y realizando exhibiciones y peleando con River (ganó el campeonato) el título, sin embargo las lesiones de Salvador Grecco y Ángel Zubieta que estaban en un enorme nivel hicieron decaer al equipo las últimas 7 fechas donde San Lorenzo empató 3 partidos y perdió 4.

El 24 de junio de 1945 San Lorenzo visitó a Boca en la Ribera , El Ciclón de Boedo se alineó con Penalva , Vanzini y Crespi , Zubieta , Grecco y Colombo , Antuña , Farro, Pontoni , Martino y De la Mata , al finalizar el primer tiempo perdíamos con gol de Sarlanga , a los diez minutos del segundo tiempo Zubieta sufría una lesión de parte de un choque con un rival ( no se permitían cambios) , simultáneamente a esta acción igualó Rinaldo Martino , el “Vasco” debió dejar el campo de juego , por la lesión ( lo marginó cuarenta días del campeonato) pero no lo hizo se la bancó todo el partido metiendo y metiendo como siempre , a cinco minutos del final Armando Farro convirtió el tanto de la victoria por 2 a 1 ante Boca , pero la ovación de la tarde se la llevó Ángel Zubieta que lesionado siguió en la cancha defendiendo nuestra divisa. Al finalizar el encuentro declaró “ Lo hice por amor a San Lorenzo de Almagro y porque bien merecía nuestra querida hinchada que a pesar de mi sufrimiento permaneciera en la cancha para darle la satisfacción del valioso triunfo que obtuvimos”
El querido “Vasco” volvió al primer equipo cinco fechas después ante Independiente en el Gasómetro cotejo que igualamos uno a uno, esa tarde al aparecer al campo de juego su gallarda figura, una estruendosa ovación bajó de los tablones del “Templo del fútbol” ingresado el primer equipo para disputar el cotejo ante el conjunto de Avellaneda, una cantidad de pibes hinchas de San Lorenzo en la previa al comienzo del cotejo lo abrazaron emocionadamente por su regreso al primer equipo. Luego volvería a sufrir una nueva lesión que lo marginó del final del torneo.
El sentimiento del hincha a su persona fue algo extraordinario, es que el Vasco Zubieta devolvía ese cariño brindándose por nuestra camiseta en cada partido en cada pelota, esto lo transformó en un verdadero símbolo de la historia de
San Lorenzo.
Uno de los momentos inolvidables vivido por Ángel Zubieta fue al llegar a España con la delegación azulgrana en la gira del 46/47 y se reencontró con su madre después de mas de ocho años de ausencia de su tierra natal.

El “Vasco” no solo cumplió aquellas declaraciones en España en 1947 de no jugar nunca contra San Lorenzo, sino que además se quedó para siempre en el corazón de la hinchada, porque para los tiempos Ángel Zubieta sigue siendo el Gran Capitán. Falleció el 28 de Octubre de 1985.

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)

Programa Nº 797- Defendemos la historia de San Lorenzo!!

Audio del programa Nº 797 del domingo 25 de Octubre de 2015.

En la primera hora, Adolfo hace un analisis de la frase “Es la mejor dirigencia de la historia”. Revivimos la consagracion del Campeón 1924 cuando “El ciclon” vencia a River por 1 a 0,se cumplieron 91 años.En la seccion hinchada, recordamos el tributo de nuestro programa “San Lorenzo, ayer hoy y siempre” a la historia de la gloriosa hinchada azulgrana (1º parte).

En la segunda hora,escucharas la 2º parte del homenaje a la historia de la gloriosa, luego las imperdibles editoriales de Adolfo y Diego.

En la tercera hora, en la seccion “frases terrorificas” recordamos a los dirigentes ineptos de los 60 que le dieron la espalda a los fundadores del club.
Homenaje al gran delantero campeón de 1933: Genaro Cantelli.
Y demas secciones. Llamados de los oyentes.

La pasión de mi vida. Carta de un socio refundador!!!!!

La pasión de mi vida.

Ya no me acuerdo cuando fue, pero sí sé que fue hace muchísimos años ya.

Mis primeros escarceos con la pelota, fue con la famosa pelota “Pulpo” legendaria, la de color rojo la que tenía una bolita adentro, que rescatábamos los pibes cuando lamentablemente se pinchaba y no servía más, llorando por ella porque era muy difícil poder reemplazarla, y más en mi caso porque nadie en mi familia alentaba a mis sueños del querido fútbol.

Después la seguía la pelota de papel y medias, porque no había “guita” para comprar la otra, ni hablar de la de tiento, la de cuero, la que nos desvivía a todos los pibes que amábamos pegarle como los cracks que admirábamos, como si fueran dioses del Olimpo.

No tuve como casi todos, una guía en la elección de los colores de la pasión, me hice solito mi alma y ya en el 1954 podía decir con 5 añitos, que la pasión azulgrana latía en mis venas y le daba oxígeno a mi corazón, este corazón que haría latir esa pasión a lo largo de tantos años, casi como el amor a una musa, el de la primera novia, es el que es de por vida, vio, el que se lleva a la tumba, el que busca que nuestra cenizas se inmortalicen para siempre en la gramilla del canto de tantos años de alegrías y tristezas, de las más grandes de ambas, que he tenido a lo largo de mis casi 66 noviembres.

Esos muchachos que empezaban a ser mis ídolos de chico, casi sin comprender mucho de que se trataba, se me ponían en la sangre como si fuera el tic tac del reloj de la vida: Blazina, Basso, Resquín, Brescia, Díaz, Cavallo, Cortiñas, Vivas, Seoane, Leguía, Faina, Felder, Martínez, Coll, Fontana, Picot, Berni, Camacho, Minteguía, Martina, Sanfilippo, Silva, Benavídez, Loiácono, Pizarro y el gran Pontoni, los copio para no olvidarme de ninguno, en ese año 54, el momento por donde empieza a surcar por dentro la pasión más genuina que puede tener un ser humano, como el amor por sus colores, al que nunca se engaña y del que más se sufre, porque siempre nos engañan los de adentro, como si fuera una profecía auto cumplida..

Ya en el 57 fuimos subcampeones, y en el 59 dimos la vuelta con el gran “nene” Sanfilippo y el mejor Higinio. Me lo acuerdo de memoria: Carrillo, Cancino e Iñigo, Martina, Reinoso y Schiro, Facundo, Ruiz, García, Sanfilippo y Boggio, siempre de la mano de Barreiro como DT.

En el medio 1964 aparecen los desfachatados “caras sucias” los pibes de oro que nos emocionaban a todos ganando los partidos a puro toque y oles, ante rivales que eran totalmente superados, por la magia de este grupo de jóvenes que la rompían, el cordero Telch, el nano Areán, el bambino Veira, el loco Doval, el manco Casa, el Tito Carotti, y el gran tucumano Albrecht mi ídolo de chico, fueron sus estandartes, inolvidables y eso que no fueron campeones, pero daba gusto verlos jugar y también con Barreiro de DT.

Después llegaron los más grandes, los mejores que vi jugar, eran los legendarios “matadores” en el 68, todos eran buenos, ganaban y ganaban, muchos en la selección, bah casi todos jaja, y se dieron el lujo de triunfar frente al gran Estudiantes de Zubeldía, en la cancha de Ríver, con los goles del Toti Veglio y el lobo Fisher y salimos campeones, ¡¡¡¡que digo campeones!!!!, ¡¡¡¡campionísimos!!!!, estos muchachos daban cátedra a toda la “gilada” de Nuñez y la Boca, Avellaneda y otras latitudes, además de las más cercanas como Parque Patricios, sumidos en la envidia sana de ver al mejor de todos: el carloncho Buticce, el mono Irusta, el sapo Villar, el burro Calics, el tucu Albrecht, el gallego Rosl, el cordero Telch, el cabezón Cocco, el toscano Rendo, el lobo Fisher, el toti Veglio, el bambino Veira, el correntino González, el zurdo Tojo,

Eran años de gloria para los hinchas, teníamos buenos equipos, se logró el subcampeonato en el 71 donde perdimos con Central 2 a 1 en la finalísima.

Ese 72 fue todo cuervo, teñido de azulgrana, no le dimos cabida a nadie, estábamos en la gloria: de nuevo campeones y por partida doble, bicampeones, el mono Irusta, el rubio Rezza, cachito Heredia,  el gallego Rosl, el hueso Glaría, el cordero Telch, el sapo Villar, el león Espósito, el gringo Scotta, el gallego García Ameijenda, el lobo Fisher, el nene Sanfilippo (que ya se retiraba en su casa), el ratón Ayala, el incansable Chazarreta, el negro Ortíz, el lele Figueroa. En una final no apta para cardíacos, penal errado mediante, antes que termine el partido por el gran Chaza, y el gol del lele Figueroa en el alargue dimos cuenta de las “gallinas” para rociar de azulgrana el universo de nuestra patria. Salud grandes campeones.

Pero la historia nos daría más alegrías a los cuervos, que de la mano de Zubeldía en el 74 otra vez íbamos a levantar la copa, a mi edad adolescente no podía esperar más, en el transcurso de 6 años nada más habíamos ganado 4 campeonatos, antes salíamos campeones cada 13 años y ahora en 6 logramos 4, todo un récord.

Pero este fantástico raid de torneos ganados por el club pronto desaparecería, los mejores jugadores que teníamos se iban del club a buscar nuevos desafíos en otros lados, lejos del cobijo de nuestra institución, ante la tristeza de todos nosotros, empezaba la debacle.

Administraciones que se encargaron de despilfarrar todo lo que con muchos años de esfuerzos y sacrificios, realizados por la pléyade de los prohombres del club que dieron cimiento a nuestra gran institución, reemplazados por estos mercaderes del fracaso y del negocio personal, hicieron de nuestra gloria en poco tiempo, destrozarla, mancillarla, tanto en el plano deportivo como en el plano institucional, entregando el patrimonio de nuestros jugadores, muchos de ellos gestados en nuestras divisiones inferiores, por negocios del momento, sin ninguna inversión al futuro.

Así fue como año a año veíamos a nuestro querido club, inmerso en campañas mediocres, con jugadores que distaban de los que estábamos o nos habíamos acostumbrado en tantas jornadas de gloria, tan efímeramente consumidas por los mercaderes de la decadencia que eran nuestros dirigentes.

Y llegamos al fatídico año 1976.

Nuestro club decadente, y el país sumido en una crisis institucional luego de la muerte de Perón, que lleva a los “milicos” a hacerse cargo del poder, en la más nefasta dictadura de las muchas que ha tenido nuestro país. San Lorenzo no fue un simple observador de lujo, como lo fueron otros clubes, de lo que sucedió.

El poder de turno dejó fuera del mundial 78 a la mejor cancha de la ciudad cambiada por la del fortín de Liniers, manejado por los milicos en ese entonces, con gran poder en el tristemente célebre EAM 78 al mando de Lacoste y Merlo, que hicieron todo lo posible para ignorar toda la gloria de nuestro club a manos de los ignotos de liniers, que ni gente tenían, ni títulos, ni insignias, como para hacer de su localía mundial algo lógico, algo razonable.

Los cuervos nos preguntábamos porque nosotros no?, si la celeste y blanca jugó tantos partidos internacionales en esa cancha mítica llena de gloria y de los mejores jugadores de antaño? Toda esa historia no sirve de nada? Y los dirigentes llenos de miedo donde estaban, que defendían?

Pero lamentablemente no sólo fue dejar fuera nuestra cancha del mundial de nuestro país, el objetivo era mayor, era dejarnos sin nuestra casa, sin identidad, sin barrio. Presurosos por mostrarle a la sociedad que la identidad de un club con su gente y con su barrio (al cual vio nacer) no tiene nada de malo, en vía de la modernidad hace que dejemos nuestras raíces para permitir las raíces de otras cosas, que seguramente no tienen nada que ver con la pasión, con las historias ajenas y como siempre nadie se conmiseró de nuestra desgracia, todo el espectro deportivo y social hizo la vista gorda hacia otro lado, buscando ayudas en el poder fáctico, que hubo casi para todos.

La historia nos daba la espalda, como tantas veces, e iban….cuantas?

Victor Franco.Socio refundador sonriente.
Victor siempre junto al Ciclòn!!. Socio refundador

Pero la gloria también se hace en los momentos críticos, se surge de las cenizas, las crisis siempre dan oportunidades para poder crecer, madurar y conseguir de nuevo la gloria.

Muchos años pasaron desde esa década oscura de pérdida de la cancha, que no sólo fue esa pérdida, sino de un club entero, de las glorias antepasadas, de las reuniones sociales, de los carnavales exitosos del maestro Pugliese, de Santana tocando como sólo él sabía hacerlo, el lugar en donde se conocieron miles de parejas que construyeron el ideario común de la familia, de las murgas, de todo un entramado cultural con Soriano a la cabeza, que hizo que ese lugar común y tan lleno de historia se fuera para siempre, sin dejarnos la posibilidad mínima de poder quedar con alguna reliquia en nuestras manos.

Encima la debacle no sólo fue estructural y social, también fue deportiva. El primer grande del fútbol argentino que se va al descenso, el hazmerreír de todos, y encima sin cancha, bah… sin club, sin alma, en los tablones de Caballito al lado de la estación del viejo ferrocarril del oeste, nuestro querido club dejaba la primera categoría a manos de los bichitos colorados, ya descendidos anteriormente por un doping positivo, que luego se transformó en negativo y que hizo que reviviera para dejarnos con las manos vacías en los viejos tablones de caballito, penal errado mediante.

Las lágrimas de los hinchas en ese momento de entierro a tantas ilusiones, de tantos años de ver a nuestro querido club llegar a lo más alto del ideario futbolero, nos hacían comer el pasto de la desvalorización máxima, y encima sin cancha..sin club.

Pero sobre esas cenizas que hace fuerte al débil, lo abraza con una coraza de acero invencible, están los forzosos de Almagro (sí de vuelta esos pibes míticos al lado del cura Lorenzo y los cientos de miles que los acompañan) que nunca se rindieron ante las adversidades, y esta es una gran prueba, seguramente la máxima. ¿Que dirigente de otro club no pensó que este club iba a dejar de existir en poco tiempo?. ¡En la segunda división y sin cancha, casi sin club!, sólo era menester calcular cuando tiempo iba a resistir y sobrevivir.

Nuestros adversarios hacían cuentas de ese tiempo, eran tiempos de inquilinato, pero como el ave fénix, se revolvió sobre las cenizas de la gloria impoluta del pasado, para volver con más fuerza que nunca, la que nunca perdiera, pese a todo lo que pasó.

Se ganó el campeonato de la segunda división en el 82, como inquilinos de clubes que no querían que jugáramos en sus casas, porque eran hordas cuervas por todos lados, que los empequeñecían a pesar de las diferentes divisionales, sin entender este fenómeno que transitaba las fronteras, para tornarse en un prodigio social que necesitaba estudio para que el resto se diera cuenta del por qué sucedía esto.

Hoy siempre les digo a mis hijos (todos cuervos lógicamente) que jamás voy a volver a ver en lo que queda de mi vida, formidable espectáculo, que batía records de asistencia los sábados, hoy todavía no superados, pese al tiempo transcurrido, la familia cuerva movilizada por semejante cruzada, que era volver al lugar que nunca deberíamos haber dejado, que era el que se merecía: la primera divisional del fútbol argentino.

Y pasó lo que tenía que pasar, sin ser un equipo descollante, se cumplió el objetivo y volvimos al año siguiente a la primera división, con más gloria que antes, después de haber sufrido el escarnio.

No fueron años fáciles, las cenizas de Av. La Plata dejaron en nuestros espíritus un lugar imposible de olvidar, en mi caso personal, vivía cerca de ese lugar y no compraba en el supermercado francés, que se hizo de la tierra “entre gallos y medianoche” con el santo lugar, con la inestimable ayuda de los poderosos de siempre, de ayer y de hoy…¿qué diferencia hay hoy?, tal vez menos violentos y directos, pero igual de mortíferos, con otros métodos nada más, pero con el mismo resultado.

Y apareció el Bidegain, era el final del inquilinato, finales del año 93, con mi pequeño hijo fuimos a la inauguración con la Universidad Católica del Chile, inolvidable recuerdo por el ser primer partido que iba con mi sucesor, empezaba a plantar la semilla de padre a hijo, regada partido a partido, esa semilla que en mí germinó sola sin ayuda de nadie, como tantos otros al lado mío, lo hacía con mi hijo, con orgullo de tener por fin nuestra casa, mi hijo no entendía nada, era muy chico, apenas 4 añitos, no se daba cuenta que después de haber estado en tantas casas y no ser de ninguna, nosotros buscábamos volver a la gloria, de reverdecer todos los laureles marchitos por el pasado sombrío que nos condenaba, por los poderosos que se encargaron de dejarnos en la ruina, amparados por los de adentro también como cómplices de la decadencia moral de nuestros dirigentes tan lejos de los postulados impolutos de los Scaramuzzo, los Monti, los Coll, y el resto de los pibes, con la mirada solemne del cura Lorenzo Massa, como guía espiritual de todo el grupo, con el guiño de todos ellos que ya no estaban junto a esta pasión, se levantaba solemne el nuevo estadio, hermoso estadio el Pedro Bidegain, como recuerdo imperecedero de uno de los grandes dirigentes que tuvo el gran club que supimos tener y tanto añoramos, en ese presente de la inauguración.

Y todos los cuervos dentro de sus posibilidades ayudamos a levantar el más lindo estadio del mundo, para nosotros, porque era nuestro y porque lo habíamos levantado entre todos, sin ayuda de nadie, como siempre, porque eso fue siempre San Lorenzo, construyendo a través de la pasión, entre todos, solidariamente, porque esos fueron los postulados de los que nos precedieron en la vida, de los fundadores, de los forzosos de Almagro, como misioneros de proteger las consignas heredadas desde ellos, desde el pasado que siempre nos ilumina el presente.

Los éxitos empezaron a florecer de nuevo, en el nuevo marco, muchos títulos coronaron esta parte de nuestra historia, el campeonato del 95 con el bambino Veira, del 2001 con uno de los mejores equipos que he visto jugar de la mano del Ingeniero Pellegrini, las copas internacionales, Mercosur y Sudamericana también del Ingeniero, el campeonato del 2007 de Ramón Díaz…..

Pero algo estaba cambiando, fuera de nuestros muros azulgranas y también dentro de ellos, la semilla estaba germinando en un grupo de loquitos que inspirados en los de siempre, los fundadores y el gran cura, imaginaron que esta gran casa, mansión que nos albergaba hoy con tanto orgullo, no era la casa de los viejos, el templo en donde los cuervos empezaron a volar y se hicieron grandes y poderosos, la gran casa, la mansión de la envidia ajena, la que cobijó muchos años a la selección argentina, el mítico Viejo Gasómetro de Av. La Plata, que era necesario, en nombre de nuestros viejos, de los fundadores y del cura Lorenzo, recuperar nuestra historia y nuestra identidad.

Y de nuevo fuimos atrás de una utopía, y llenamos la ciudad de gentes, 200, 1.000, 20.000, 40..000 y el gran acto en la mismísima Plaza de Mayo con 110.000 personas, invadiendo el espectro de tantas manifestaciones en esa plaza de la concordia, como de la discordia, que tiene grabado a fuego el quehacer nacional, en este caso, en el único caso de la historia, que engloba a un club en su búsqueda más dramática, en la búsqueda de su identidad, de su pertenencia, nada más importante que eso, de saber de dónde se es y como se hace para volver, siempre en las mismas condiciones en que se fue y en paz, con orden, sin ningún acto fallido de nadie de esa fenomenal convocatoria..

Y esos loquitos, locos de pasión por sus colores, los míos también, me enseñaron a mí y a todas las generaciones como se hace para transformar nuestra realidad, la forma en que se debe luchar para conseguir el objetivo, saltar los obstáculos, no decaer ante las adversidades permanentes que estas acciones acometen, la resistencia siempre es muy grande, sobre todo en un entorno interno similar a cuando se perdió, con el descenso en puerta y una dirigencia en crisis nuevamente.

Las preguntas que había en este momento de pelear la ley eran ¿para que volver si se van al descenso? ¿Con la crisis que tienen deportiva meterse en este problema de la vuelta es apropiado? ¿Pero el poseedor de la tierra es una empresa multinacional? ¿Fue comprador de buena fe, aprobado por una legislatura porteña en un gobierno constitucional?

Todas contras, pero la fuerza de la gente es indestructible, y el 15 de noviembre de 2012, los corazones cuervos dieron un salto, los loquitos se transformaron en héroes modernos, como los titanes de nuestras lecturas infantiles, la utopía se transformó nomás en realidad y por el contundente 50 a 0 se ganó la Ley de Restitución Histórica para la devolución de las tierras en Av. La Plata 1624/1700.

¡¡¡¡50 a 0!!!! Fue el mayor, el más abultado resultado de la historia del club, y el más importante, la bisagra para dar vuelta la página grande de la historia del club, como los imaginaron Scaramuzzo, Monti, Larrandart, Bidegain y Pinto, con la atenta mirada del guía espiritual, en poder llegar lejos de los límites y crecer como lo imaginaron ellos, el volver a la gran mansión de los viejos, a la casa grande, a tener el lugar que la historia nos demandó tener en el pasado y que perdimos entre las tormentas del camino, debiendo volver al sendero de grandeza que nos merecemos, el que gracias a estos loquitos vestidos de héroes modernos, de titanes que nos supieron poner a tiempo en la mentalidad de lo nuestro, de entender el porqué de este paso. La historia nos demandaba este camino, nosotros debíamos ir por él.

Ahora sería mucho más fácil, con la Ley, es una cosa obvia….

Sin embargo no es así, todo se ha ido enmarañando, la empresa francesa a 3 años de la Ley de los loquitos, no ha empezado nada, la masa cuerva ha respondido, ha estado a la altura, poniendo la guita en el fideicomiso, como es mi caso, y el de toda mi familia, de tantos otros cuervos y de sus familias, toda esta es en respuesta al designio del corazón, aquel que no engaña a lo que le corre por la venas, siempre manchadas de azul y grana, sangre grana no roja, aquel que cuando pierde llora y cuando gana grita de alegría, aquel que cuando fue llamado a poner dinero para su querido club, ni lo pensó, ahorró y lo puso, o lo está poniendo, porque es la hora de nosotros, siempre el club nos dio, ahora es nuestra hora de honrar lo que siempre hemos dicho con el corazón, ahora con el bolsillo, porque la gran casa de los viejos lo necesita, necesitamos recobrar nuestra identidad, nuestro barrio, volver a nuestros orígenes, a nuestro Beodo, al lugar que jamás tendríamos que haber abandonado.

Pero los adentro, ¿te acordás como en el pasado allá a lo lejos?¿como en el 79/82?, nunca lo olvidamos, no hacen nada, el tiempo pasa…hasta se está por vencer la ley, pasaron casi 3 años y ahora no es igual, pusimos guita, no es gratis, Sres dirigentes, les exijo que tienen que estar a la altura de la historia, que los va a juzgar por estos hechos, como los ha juzgado a sus anteriores por lo otro, porque hay todo un pueblo que se quiere vestir con sus mejores galas para el acto de tirar el muro, no de Berlín, sino de Av. La Plata, que para nosotros es más importante que el alemán, es poder reconstruir la vieja casa de los viejos, la gran mansión de gloria de antaño y sólo le pido a Dios me deje ver sacar del medio de la cancha en la vieja/nueva casa de los viejos, mucho más grande, ya con mis hijos ya maduros y todos cantando:

Sólo le pido a Dios

que el dolor no me sea indiferente, 

que la reseca muerte no me encuentre

vacío y solo sin haber hecho lo suficiente. 
Sólo le pido a Dios
que lo injusto no me sea indiferente, 
que no me abofeteen la otra mejilla
después que una garra me arañó esta suerte. 

Sólo le pido a Dios
que la guerra no me sea indiferente, 
es un monstruo grande y pisa fuerte
toda la pobre inocencia de la gente. 

Sólo le pido a Dios
que el engaño no me sea indiferente
si un traidor puede más que unos cuantos, 
que esos cuantos no lo olviden fácilmente. 

Sólo le pido a Dios
que el futuro no me sea indiferente, 
desahuciado está el que tiene que marchar
a vivir una cultura diferente.

 

Víctor Franco

Socio refundador N° 6090

 

HOMENAJE A DON ANTONIO SCARAMUSSO

A  48 años del fallecimiento de un Prócer de nuestra fundación

 HOMENAJE A DON ANTONIO SCARAMUSSO

 Ayer 20 de Octubre  se cumplieron   48 años del fallecimiento de uno de los próceres de la fundación, de uno de los hombres claves que decidieron que Avenida La Plata era para San Lorenzo, Hoy su alma sobrevuela por el Viejo Gasómetro, esperando que la historia y el futuro se reencuentren en nuestro lugar en el mundo.

Antonio Scaramusso “El Julio Verne del Ciclón”

 

Hombre decisivo de nuestra fundación, fue uno de los líderes de aquellos forzosos que crearon nuestra institución.

Antonio Scaramusso.jpg (3)Pese a no destacarse en el fútbol,  fue junto a Federico Monti un verdadero conductor en aquellos años románticos de nuestros comienzos.

Había nacido el 1º de Diciembre de 1892, y con solo 15 años se transformó en el primer presidente de San Lorenzo de Almagro cargo que mantuvo hasta 1912, al dejar de funcionar el club durante casi  dos años, luego de un interinato de Jose Gorena en la primera mitad de 1914, Antonio Scaramusso retomó la presidencia de San Lorenzo hasta 1920.

Un hombre de mucha personalidad y empuje, su tarea fue muy importante en el momento de alquilar primero y luego adecuar el campo de deportes, para que el Gasómetro fuera una realidad en 1916.

Don Antonio Scaramusso colaboró con trabajo físico y  en el aspecto económico, al donar  la importante suma de trescientos pesos, para reunir los dos mil quinientos iniciales que se necesitaron para la inauguración del Estadio en Avenida La Plata.

 

En lo referente al fútbol tuvo que luchar mucho para que el primer equipo se adapte a la primera división, en los duros campeonatos de la década del diez.

Tuvo intervenciones destacadas y vitales como en 1918 cuando el descenso era un hecho y viajó hasta Campana consiguiendo 2 valores fundamentales como Votta y Raffín para disputar las últimas 5 fechas del torneo y de esta manera salvarse San Lorenzo de la pérdida de categoría.

Antonio Scaramusso, trabajador incansable por la grandeza de San Lorenzo, fue un verdadero visionario.

Scaramusso pudo ver en vida su gran obra, un San Lorenzo de Almagro pujante, enorme, que el empezó a construir, desde los cimientos, desde aquella tarde de 1908, cuando se animó a golpear la puerta del Oratorio, y solicitarle al Padre Lorenzo Massa, un aula para llevar a cabo la Asamblea fundacional de San Lorenzo.

Todo su carácter y orgullo que junto al otro líder Federico Monti, supieron transmitir, fue clave a la hora de las primeras luchas, más cuando la historia muestra como en los

comienzos del siglo pasado, centenares de Clubes desaparecieron  sin llegar a la década de vida. San Lorenzo tuvo destino de grandeza,  desde aquel día  en que el pibe Juan Abondanza  estuvo cerca de ser atropellado por el tranvía veintisiete que pasaba por la calle México, y que milagrosamente en una gambeta a la historia, nuestro forzoso, pudo eludir cuando fue en búsqueda de una pelota que le había pasado Pablo Silva.

Este hecho fue definitivo para que Antonio Scaramusso líder junto a Federico Monti de aquella muchachada, le solicitara a ese hombre bondadoso y solidario, un aula del Oratorio  para formar “un club”, así se lo hizo saber al Padre Massa, para fundar primero y  transitar después juntos  el duro y espinoso camino de los comienzos de nuestra divisa..

El 20 de octubre de 1967, dejó físicamente este mundo, dejando para los tiempos una obra única e irremplazable en millones de personas el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)

 

Audio del Programa Nº 796. La vuelta a casa hoy esta en 1981……

Audio del programa Nº 796.

La vuelta esta en 1981

En la primera hora, le realizamos un emotivo homenaje al primer Presidente de la historia del club, Antonio Scaramusso.  Recordamos a un año de su fallecimiento a Roberto “Oveja” Telch, gran idolo de la entidad. En la seccion “robos calificados” te contamos el robo que sufrimos el 18 de julio de 1976 cuando el ciclon enfrento a Boca en la cancha de River y el arbitraje de Luis Pestarino fue pesimo.

En la segunda hora, las editoriales de Adolfo y Diego como siempre son impecables y esclarecedoras,leemos los primeros mensajes de nuestros oyentes.

 

En la tercera hora, rememoramos el 5 a 0 en 1946 en el Gasometro. La voz del basquetbolista Juan Rugia donde cuenta su record y recordamos el titulo nacional de 1958  a Union en el luna park.

 

TODA LA IDENTIDAD Y PERTENENCIA HACIA SAN LORENZO

A 35 AÑOS DEL PREMIO NÓBEL DE LA PAZ . UN EJEMPLO DE DIGNIDAD.

“La resistencia cultural es lo que permite sobrevivir y construir, nuevos espacios de libertad de conciencia crítica y capacidad de construir y superar las dominaciones”
Adolfo Pérez Esquivel

A 35 AÑOS DEL PREMIO NÓBEL DE LA PAZ
UN EJEMPLO DE DIGNIDAD
Aquel 13 de Octubre de 1980, Adolfo Pérez Esquivel recibió el Premio Nóbel de la Paz por su compromiso con la defensa de la Democracia y los Derechos Humanos. Claro que en el contexto de país que vivíamos (Proceso de Reorganización Nacional) la noticia tuvo poca repercusión periodística. Esa Dictadura tenebrosa lo tuvo detenido y encarcelado sin proceso judicial entre el 4 de Abril de 1977 y el 22 de Junio de 1978, y que salvó su vida, gracias a la presión internacional.
Pérez Esquivel, un hombre ejemplo de la dignidad, que caminó América Latina durante casi 50 años compartiendo luchas y esperanzas junto a los pueblos, oprimidos y que buscan su destino, peleando día a día por ser protagonistas de sus propias vidas y constructores de sus propias historias .En 1974 fue uno de los fundadores del Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ)
Es un orgullo, recordar de este suceso, desde este espacio colmado de pertenencia Sanlorencista.
Adolfo -Perez Esquivel-Diego (3)El Viernes 11 de Noviembre del 2011, en El Espacio por la Memoria, (Ex ESMA) tuvimos la posibilidad de explicar (por segunda vez, habíamos estado el 25 de Agosto del mismo año) cómo nos habían quitado el Gasómetro, en el marco del Primer Encuentro sobre Empresas y Terrorismo de Estado en el Cono Sur, organizado por la Liga Argentina de los Derechos del Hombre. En dicha jornada tuve la posibilidad de poder explicar cómo el Gasómetro fue saqueado por el Estado Municipal y las complicidades internas.

Sin dudas ha sido el honor máximo de mi vida, poder compartir esa mesa de disertación con Adolfo Pérez Esquivel, un lujo irrepetible pese a las numerosas charlas a las que he sido convocado en estos años.

Aquella jornada en la que además hablaron Delegados Gremiales, sobrevivientes de la tortura y detención de las distintas Dictaduras de Sudamérica, al finalizar la segunda jornada Adolfo Pérez Esquivel , apoyo públicamente el Proyecto de Restitución Histórica, afirmando que la gente de San Lorenzo recuperará el Viejo Gasómetro.

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)